Zafra de toros

Revisar los toros es clave en la cría

Medir sanidad y su capacidad de monta es fundamental para asegurarse los terneros.

DSCN9793

Terneros. Uruguay tiene muchas oportunidades en el mundo de la carne y precisa elevar la faena, apostando a la máxima calidad. Foto: Pablo D. Mestre

 

Pablo Antúnez.
Evitar los vientres improductivos en el establecimiento es el sueño de todo criador. Hoy más que nunca hay que asegurarse los terneros y hacer más eficiente la cría, no sólo porque hay costos altos, sino también para que Uruguay pueda aprovechar a futuro las oportunidades que le brinda el mercado cárnico, a través del camino de la diferenciación.
La valorizacion de la carne uruguaya no pasa por el volumen, pasa por la calidad y por apostar a nichos diferenciados de alto valor, certificando atributos como producir a pasto, libre de hormonas, respetando el cuidado del medio ambiente y darle al consumidor las mayores garantías; entre ellas contar con una trazabilidad bovina obligatoria que otorga la mayor transparencia. En ese camino va Uruguay y apuesta a más.
Para aprovechar las oportunidades, hacen falta más terneros y asegurarlos no depende sólo del toro, también de la vaca, porque ambos aportan un 50% de sus genes en el cruzamiento. Más allá de contar con vientres con buen estado corporal y darles una atención especial cuando están gestando -incluso a las vaquillonas y terneras que serán las vacas del futuro-, también es fundamental revisar los toros previo al servicio.
Muchos productores están utilizando cada vez más esta herramienta, porque en ella está la diferencia entre entorar y tirar los toros dentro del rodeo. Otros productores se juegan al alzar, esperan que el clima los ayude y se olvidan de priorizar la sanidad y la revisación de las toradas, en momentos en donde las enfermedades venéreas vinculadas a la reproducción parecen tener mayor presencia, según aseguran los veterinarios.

VENTAJA.

Aquellos productores ganaderos que hacen revisación sanitaria de los toros y miden su capacidad de monta, tienen una ventaja frente a los que no lo hacen, aseguró a El País el doctor Roque Almeida, profesional que representa a Cooperativas Agrarias Federadas en la Comisión Nacional Honoraria de Salud Animal (Conhasa).
“El productor no se da mucha cuenta de la importancia que tiene revisar los toros previo al servicio y todavía siguen siendo pocos los que tienen en cuenta este aspecto”, sostuvo Almeida. El profesional explicó que cuando un veterinario hace el diagnóstico del toro lo revisa todo, va desde la boca, los ojos, el pecho, los miembros y su aparato reproductor, la parte reproductiva interna, mide la capacidad de monta y se revisa su material seminal para ver si va a preñar. “Recién ahí podemos decir que un toro está apto para el servicio y está potencialmente apto”, añadió.
Si bien todos los años hay necesidad de reponer toros, muchas veces el productor deja los toros viejos dentro del rodeo y en muchos casos son éstos los que no preñan. Almeida sostiene que hay que sacar los toros viejos del rodeo, porque su principal problema “está en los miembros posteriores y el cáncer de ojo pega fuerte en algunas razas”. Por otro lado, muchas veces esos toros viejos, al tener mayor experiencia frente a los nuevos, “son dominantes y no dejan trabajar al resto”, por lo que se pierden terneros al quedar vacas en celo que no son cubiertas.
En Uruguay, es común que un toro cubra entre 30 y 33 vacas en un rodeo, debe caminar mucho buscando vientres receptivos y por eso su sanidad y estado debe ser óptimo para que pueda cumplir con su tarea. “Meter los toros en el rodeo no es entorar. Lograr un buen entore pasa por la prevención, por la sanidad y por apostar a la alimentación de los vientres para que puedan mantener un nivel de celo bueno”, destacó Almeida.

VENÉREAS.

Los veterinarios aseguran que se vieron muchos toros “rotos” al final de la zafra pasada y que existe una fuerte necesidad de reponer toros este año. Por eso, más allá de la cautela en la inversión que temporalmente afecta a la ganadería uruguaya, no se puede dejar de invertir en genética.
Pablo Marinho, veterinario de Cerro Largo con una gran experiencia en la cría, sostiene al igual que muchos de sus colegas que se está viendo una mayor incidencia de enfermedades venéreas.
Algunos trabajos técnicos lo prueban. Hay un 40% de los toros que se “rasparon” en la zafra anterior. Buscando Camphylobacter -una bacteria que afecta la reproducción- dieron positivo en el marco de una muestra que reunió más de 2.000 toros de todo el país.
“Hay una incidencia importante de las enfermedades venéreas y las cabañas que venden genética están muy preocupadas vacunando los toros y revisándolos a fondo” para brindarles mayores garantías, explicó Marinho a El País.
Este profesional y prácticamente todos sus colegas consultados por El País, asegura que “el productor está con la mira en comprar toros”, porque “hay muchos establecimientos con los toros ‘rotos’ al final de la zafra pasada y eso habla bien de lo que puede ser la siguiente zafra”.

Sólida máquina de producción

En Cerro Largo y otros departamentos afectados por la sequía, los vientres se recuperaron y mejoran estado y están listos para el servicio. Según la proyección del Plan Agropecuario las vacas de cría están representando alrededor del 35% de un stock proyectado en 12 millones de cabezas bovinas. Hay un buen número de vaquillonas incorporadas al rodeo de cría.

Rurales EL PAIS