Zafra de toros

Inversión en genética ha potenciado la producción de carne

Exitoso Seminario en Sociedad Rural de Durazno.

Congreso de Genoma y Genomica en SRD, Victor D. Rodriguez (1)

Uruguay tiene en la genética una herramienta de muy alto retorno para toda la cadena cárnica. Sin embargo, el Congreso Nacional de Genética y Genómica, desarrollado en el Local “Santa Bernardina” de la Sociedad Rural de Durazno, con el auspicio de El País, mostró nuevos desafíos para optimizar el crecimiento de la calidad y la producción de carne.
Entre esos desafíos y más allá de reconocer el avance de la ganadería uruguaya, apoyado en sus razas británicas y en algunas experiencias de cruzamientos terminales con razas sintéticas, el gerente general de BPU Meat Uruguay y genetista, Daniel de Mattos, aseguró que “hay que ponerle atención a las vaquillonas que se utilizan ineficientemente en los rodeos de cría” -muchas veces se supera la tasa de reposición- para “sacar vacas gordas que hoy tienen precio menor al del novillo, pero que perfectamente pueden llegar a igualarlo, porque no hay diferencia en la calidad de carne”. La ganadería uruguaya ya tiene muchas experiencias exitosas en ese sentido y hay que aprovecharla más en un futuro próximo.
De Mattos dijo que “Uruguay no puede darse el lujo de no hacerlo” y lo planteó como una opción a discutir.
“Escuchaba uno de los referentes de la industria que los novillos siguen siendo los mismos. La única forma de levantar la cantidad de novillos es con el engorde de vaquillonas”, agregó. A su vez, reconoció la necesidad de subir los pesos de la vaquillona al momento del servicio y la necesidad de destetar terneros más pesados para llegar más rápido. Hace mucho que los veterinarios privados vienen remarcando esta necesidad y aseguran que se trabaja con vaquillonas que están costando más preñarse porque se entoran con 260 kilos de peso, cuando en realidad deberían ser sometidas a servicio cuando tengan 300 kilos.
El genetista reconoció que el congreso fue muy bueno y que sirvió para generar discusión y marcar la tendencia de decir dónde deben estar puestos los énfasis en el mejoramiento genético. Los sistemas de producción ganadera en Uruguay cambiaron en los últimos años, porque la ganadería ocupa menos hectáreas, pero se intensificó y mejoró la producción de carne en algunos casos.
En ese sentido, el gerente de Conocimiento del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Pablo Caputti, sostuvo que “hace 10 años teníamos novillos de 480 kilos de peso y ahora pasaron a 500 kilos”, por lo que se preguntó si con la intensificación productiva, ¿el peso de carcasa seguirá creciendo a razón de dos o tres kilos por año en la próxima década, pasando a novillos con pesos de 550 kilos y carcasas de 300 kilos de peso?.
De Mattos, reconoció ese cambio, pero afirmando que se elevó el peso de carcasa con animales más jóvenes, “lo que indica mayor potencial genético” y la ganadería moderna obliga a que “cada animal debe ser más eficiente, aún sabiendo que tenemos que jugar un equilibrio entre tamaño y eficiencia reproductiva que seguirá siendo a pasto, pero hay que poner atención en la productividad por animal”.

OPCIONES. El genetista y actual gerente de BPU Meat Uruguay también sostuvo que “Uruguay debería darse la posibilidad de producir carne de toritos jóvenes. Hay muchos países que producen en base a toritos jóvenes con una eficiencia de conversión y capacidad de crecimiento más acelerada que el novillo”, remarcó.
En ese sentido, dijo que hay muchas experiencias con corrales de engorde, con la industria frigorífica y con productores; ya está esa tecnología regulada. “Se debería tener la posibilidad de evaluar y comercializar esa categoría”, consideró de Mattos a la vez que remarco que hoy la normativa del INAC no permite comercializar esa carne.

DIFERENCIACIÓN. Apoyado en su genética y en una producción cárnica que se hace mayoritariamente sobre pasturas y con la base de las razas británicas, Uruguay tiene mucho para crecer por el lado de la diferenciación de producto.
El seminario también contó con algunos paneles con destacados aportes de las Sociedades de Criadores, así como la difusión de resultados de proyectos científicos donde la genética es un pilar fundamental. Otra de las charlas muy seguidas por el público fueron las del vicepresidente de la ARU, José Bonica, que planteó su visión sobre cómo acelerar la transferencia de la mejora genética al rodeo nacional e historió el avance de la cabaña en Uruguay.

 

Caputti: “El camino es el correcto”

Pablo Caputti, gerente de Conocimiento del Instituto Nacional de Carnes (INAC) y panelista en el seminario de genética y genómica, reafirmó que es un acierto el hecho de mantener la producción basada en el pasto.
Hablando de la relación pasto y grano, dijo que hay países exigen carne a pasto, no quieren carne producida a granos y menos con transgénicos, pero cuando el cliente pide mayor grado de grasa intramuscular, se debe usar el corral.
Dijo que la Cuota 481, el cupo para carne de alta calidad con la Unión Europea, donde se exige terminar el animal a granos durante los últimos 100 días, “ha confundido un poco las cosas, porque no es sólo un tema de la diferencia de producto, sino que es un tema arancelario. Es que la Cuota 481 no paga arancel y la cuota Hilton (para novillos jóvenes pero producidos sobre pasto) paga un 20 %, por lo cual a igualdad de condiciones yo te pagaría un 20% de comisiones”.
Caputti sostuvo que “si Uruguay accede a condiciones arancelarias iguales que las de Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda , puede competir perfectamente”. En ese sentido recordó que “ tenemos un cuarto de la Cuota 481 que es muy competitiva y nos da para soñar como sería el mundo si tuviéramos igualdad de condiciones comerciales que ellos. Somos competitivos perfectamente si nivelamos este terreno”, afirmó. El jerarca de INAC estimó que el stock bovino uruguayo se mantendrá entre 12 y 13 millones de cabezas de cara a los próximos años, descartando crecimiento hasta el 2025, pero sostuvo que seguirán las transformaciones internas yendo a novillos y vacas más pesadas.

(Producción en Durazno, Víctor D. Rodríguez).

Rurales EL PAIS