Zafra de toros

Alejandro Zambrano: “Fue una muy buena zafra de toros”

“Con el remate de la noche del viernes en Artigas redondeamos una gran zafra”, aseguró Alejandro Zambrano Zerbino. El director de Zambrano & Cía. resumió sus palabras en números: “en remates de octubre y primeros días de noviembre, 1.180 toros vendidos, más 150 en exposiciones en negocios particulares post remates”. Agregó que el balance es muy bueno, “porque se colocó en el 80% de los remates la totalidad de los toros y en la mayoría más del 90% tal como en este de Artigas” (ver nota aparte), el último remate de cabaña salvo 12 toros de La Victoria en La Segunda Vuelta con Pepo Mattos”.

 

 

Pablo D. Mestre.

Zambrano analizó que la zafra arrancó bastante bien, después entre la primera y segunda semana de octubre fue más normal, “a mediados del mes vimos que había gente que precisaba volumen de toros, empezó a aparecer en los remates”. Pero de todas formas la definió como una zafra muy selectiva, “como en el remate de Artigas, donde salvo dos lotes de 3 y 2 toros (comprados por el Ministro Tabaré Aguerre), se vendieron todos los toros de a uno”. Esa, agregó el martillero, “fue una de las constantes, debido a que las cabañas han insistido en traer a los remates animales elegidos, con datos que la gente los mira cada vez más”. Zambrano consideró que la gran mayoría del mercado de reposición de toros “busca reproductores que se adapten a su producción, a su idea del tipo de ganado, por lo que es lógico que sea selectiva. Por eso en la mayoría de los remates se eligen de a uno, salvo en remates puntuales como en el rematazo de “El Baqueano” de Bordaberry”.

En su análisis dijo percibir que se van a seguir precisando toros en noviembre, “hay demanda, quizá la gente está esperando precios”. Sostuvo el razonamiento en que las punteras se han vendido en octubre y eso define el mercado. “Hay un mercado de gente que está preocupada en elegir los mejores para mejorar rápidamente a partir de toros elegidos y otro perfil que busca un toro más comercial y la oportunidad de precios”.

No obstante ello manifestó que, en contacto con los clientes cabañeros, la gran mayoría han colocado la totalidad de su zafra “lo que es bueno y nos alegra mucho, alguno en su casa con sus clientes, pero la consigna que han adoptado es llevar la puntera al remate y terminar su zafra en el campo”. Zambrano aseguró que “la gran mayoría nos han comentado que han terminado colocando todos los toros, lo que nos deja contentos y en tranquilidad que trabajando en conjunto con los clientes vamos por el camino correcto”. El director de Zambrano & Cía. afirmó que “esa es nuestra responsabilidad como articuladores, facilitadores, que se encuentren con los clientes en el remate, ayudar a que se defina un valor y facilite a que los cabañeros terminen de comercializar su trabajo y esfuerzo de muchos años”. Y destacó que ya a principios de noviembre “la gran mayoría de nuestros clientes ya terminaron sus toros, mientras en otros años esto pasaba ya sobre diciembre”.

Garantías y respuestas.

Zambrano dijo que fue una zafra variada en las propuestas. “En muchos de los remates no sólo la propuesta se ve en los toros, sino en los vientres”, y dijo que “pareciera que fue un año donde los vientres, sobre todo los de pedigree, estuvieron más accesible que otros años, si bien con colocación total”. Destacó el trabajo de las cabañas en agregarle más datos e información, en las razas que lo tienen y en las que no seguir contándole sus propuestas trabajando mejor en los clientes. “Un poco la consigna que hemos tratado de impulsar a los cabañeros, tanto a las cabañas con muchos años, como a las de relativamente poco tiempo”. Porque dijo que la filosofía no es sólo vender toros, “sino de ofrecerle soluciones y por eso la gente se va arrimando cada vez más a los remates, porque hay una garantía y es un mensaje importante para el mercado en las respuestas de las cabañas”.

Esto porque aseguró que mucha gente que participa en los remates busca no sólo mejorar sus rodeos, sus terneros, sus terneras, su matriz, “sino también hay luego un diferencial al vender un lote de terneros, novillos, terneras definidas, porque en los informes del lote para una pantalla se brinda el nombre de las cabañas que usa, eso da un valor agregado y diferencial a pagar un dólar más en las categorías de hembras o ganado general frente a otro”.

El martillero destacó que ese es un trabajo que vienen haciendo muy bien las pantallas, describiendo los lotes explicando de dónde vienen, qué toros usan, “eso va a ayudar a generalizar la incorporación de toros de cabañas, toros buenos, con datos y es una de las grandes explicaciones de por qué el rodeo comercial de carne en Uruguay viene mejorando todo lo rápido que lo viene haciendo”.

El consignatario analizó que hoy el negocio exige cada vez más terneros pesados, porque hay gente que los produce para la exportación en pie. “Llegar a 200 y pocos kilos con un ternero en pocos meses después de destetado no es fácil, también cada vez exigen más pesados los animales para encerrar en los feed lot, sean novillos y vaquillonas, y eso se logra únicamente con buena genética”. Por otra parte hoy la demanda de gran parte de los frigoríficos es exigente en cuanto a las carcasas, “se piden vacas que den 230, 240 de carcasa, piden novillos para la exportación que den 250 kilos de carcasa, todo eso se logra siempre a partir de tener buena genética, no hay ningún ganado de clase regular o mala que puedan lograr esas referencias. Alcanzar un novillo de 20 meses con 380 kilos para encerrar, o una vaquillona de 320 a 330 kilos, de 18 o 20 meses para encerrar, es muy difícil de lograr sin buena genética”.

Negocio genuino.

Por todo ello Alejandro Zambrano Zerbino reiteró que el balance es muy bueno, dentro de lo esperado. “No nos gusta hablar de precios antes, porque a estos tiene que definirlos el mercado como en cualquier tipo de producción, de oferta y demanda”. Consideró que es un poco audaz anticipar el resultado de la zafra. “En una actividad genuina, con la filosofía que tenemos donde buscamos que todos los clientes que se acerquen a los remates tengan las mismas oportunidades y participen en las mismas condiciones, el soberano tiene que ser el mercado. Mas en remates que se ha demostrado que es el sistema más justo para las dos partes”.

Rurales EL PAIS