vinos

Preocupa presencia de vino extranjero en mercado local

Inavi monitorea muy de cerca la situación y espera no crezca.

Vinos.

Vinos.

El presidente del Inavi José María Les aseguró que los vinos extranjeros tienen una muy buena exposición en góndola y están complicando —en cierto momento— las ventas de vinos uruguayos, pero reconoció que los consumidores locales siguen consumiendo, “en promedio  5,8 botellas de vinos locales contra 4,2 botellas de vinos importados al año”.

El jerarca del organismo que regula la política vitinícola en Uruguay dijo que el volumen de vino importado preocupa mucho al Inavi, “porque se transformó en una competencia complicada. Los ajustes cambiarios que se dieron en diferentes países que son productores de vino también se notaron en las importaciones del producto”, aunque se mostró confiado que 2016 “no terminará con una importación mayor a la del año anterior”.

Exportaciones. El jerarca estimó que el segundo semestre se viene presentando mejor a igual período del año anterior. Dijo que “el ejercicio vitivinícola cerrado en agosto, terminó casi empatado con el anterior, no hubo casi crecimiento”.

El presidente del Inavi agregó que hubo aumento en julio y agosto en el volumen exportado pero ese incremento no alcanzó para hacer cambiar la aguja. Creemos que por cómo empezó este segundo semestre hay muy buenas perspectivas”.

Los tres principales mercados para el vino embotellado de Uruguay son Brasil, con casi la mitad del volumen exportado, Estados Unidos con alrededor del 24% y México con un volumen cercano al 20% del total; el resto se distribuye entre otros 49 mercados.

Les dijo que la idea “es aumentar el número de botellas en los países donde hoy somos fuertes y también en donde Uruguay no es tan fuertes. Queremos amplificar nuestro espectro y no depender de uno solo mercado”.

También hay metas importantes en lo que es la promoción de los vinos uruguayos en el mundo, apoyando la marca país, donde se trabaja mancomunadamente con el turismo, los lácteos y la carne, apuntando a catapultar a Uruguay como un país con producción natural.

Uruguay es reconocido en el mundo como país de tannat, una cepa que se transformó en el buque insignia de la vitivinicultura. Los vinos uruguayos continúan ganando medallas en competencia contra vinos de los países más afamados en cuanto a tradición vitivinícola y siguen peleando mercados, más allá de las diferencias arancelarias con países competidores.

Rurales EL PAIS