tributos

Primaria: impuesto vuelve al Senado y se demora la ley

Contradicciones e imprecisiones del proyecto que restablece el Impuesto de Primaria para los inmuebles urbanos, suburbanos y rurales mayores a 300 hectáreas con índice de Coneat 100, que fueran incluidas cuando la iniciativa estuvo en el Senado, hicieron que anoche no se sancionara la ley, una de las prioritarias del gobierno del presidente Tabaré Vázquez.

PRIMARIA

Según el gobierno, el impuesto lo pagará el 19% de los productores agropecuarios.

 

DANIEL ISGLEAS.

El proyecto pasó nuevamente a estudio del Senado, que debe aceptar o rechazar las correcciones aprobadas en Diputados.

El problema se descubrió cuando el proyecto fue analizado por la comisión de Hacienda de Diputados, donde el experto constitucionalista Juan Pablo Cajarville dijo que se necesitaba para sortear el problema “una decisión política” de la bancada del gobierno. El error fue que el artículo primero del proyecto reinstalaba y remitía a artículos de otra ley, donde se extinguía el mismo impuesto.

Las otras dos modificaciones refieren a darle más precisión a la redacción de la norma que restablece el impuesto, y fueron promovidas por la bancada del Frente Amplio.

Uno de los elementos llamativos de la sesión fue la división en mitades de la bancada del Partido Nacional: los diputados de Alianza Nacional, de Jorge Larrañaga, anunciaron su apoyo a la iniciativa del Poder Ejecutivo en general, mientras los de Todos, de Luis Lacalle Pou, su rechazo a la misma. Esta postura dual fue discutida largamente ayer en los corrillos de Diputados entre representantes de uno y otro sector del Partido Nacional.

Cuando el proyecto se aprobó en el Senado, el Partido Nacional había argumentado fuertemente en contra, pero finalmente terminó votando a favor.

También entre los colorados hubo marchas y contramarchas durante el tratamiento de este proyecto: los diputados colorados estaban dispuestos anoche a votar a favor del proyecto que restablece el impuesto, en tanto en el Senado sus cuatro representantes habían votado en contra.

Uno de los momentos de mayor rispidez en la sesión se produjo cuando desde la oposición se insistió en la desigualdad que causará esta ley porque no va a pagar este impuesto la empresa Montes del Plata, porque los emprendimientos de su tipo están exonerados por la Ley Forestal.

Además, blancos y colorados plantearon la necesidad de dejar escrito a texto expreso en la ley que el destino del impuesto sea efectivamente Enseñanza Primaria, y en particular las 1.125 escuelas rurales, pero no consiguieron el apoyo de la bancada del Frente Amplio.

Promediando la sesión, la bancada nacionalista completa firmó una declaración política criticando fuertemente el impuesto al que se calificó como “ajuste fiscal” e “inaceptable”. Más allá de eso, los diputados de Alianza Nacional votaron a favor y los de Todos lo hicieron en contra.

El restablecimiento de este impuesto alcanzará al 19% de los contribuyentes del sector agropecuario, dijo el miembro informante del oficialismo, Alfredo Asti. Dijo que este proyecto “es consecuente con los objetivos básicos de la reforma tributaria”. Según el gobierno, el producto rendirá a las arcas del Estado unos $ 400 millones anuales, y a los productores les significaría US$ 1,5 más de gravámenes por hectárea.

Destino: Plantean que todo vaya a mejoras en las escuelas rurales.

Tal como hiciera en el Senado el representante de Alianza Nacional Sergio Botana, el sector de Jorge Larrañaga propuso en Diputados un aditivo a la ley donde constara que todo lo recaudado por el Impuesto de Primaria, unos $ 400 millones anuales según el Frente Amplio, sea destinado a las mejoras edilicias, materiales didácticos y locomoción escolar en las escuelas rurales. Esta propuesta la reflotó el diputado Pablo Díaz, suplente de Pablo Iturralde, pero no fue atendida por el Frente Amplio. “La escuela rural sufre desidia, un abandono endémico de las autoridades”, planteó luego el diputado blanco José Andrés Arocena. El diputado Iván Posada (Partido Independiente) calificó como “inconveniente e inoportuno” al impuesto. Indicó que “como dicen algunos, decir que pague más el que tiene más, es una payasada. (El proyecto) No tiene en cuenta nada más que lo fiscal, y su fin es reducir parcialmente la enorme brecha fiscal que tiene el Estado”.

Una de las propuestas discutidas en sala promovidas por la oposición estuvo a cargo del diputado colorado Conrado Rodríguez quien planteó que la exoneración actúe como una especie de mínimo no imponible para las primeras 300 hectáreas. “Es decir que el productor de 350 hectáreas, que es un pequeño productor, pague por las últimas 50 y no por las primeras 300”, ilustró Rodríguez.

REPERCUSIONES.

El Cr. Federico Camy, de Guyer y Regules y asesor de la Federación Rural en este tema, explicó en Valor Agregado por radio Carve que “el texto y los temas principales de definición del impuesto están aprobados y no hay novedades en ese asunto”.

Además, aseguró que lo ocurrido simplemente  fueron “matices de redacción en menciones a artículos que estarían derogados o modificados anteriormente, por lo cual se mandaría a la Cámara de Senadores para corregir esos detalles”; sin embargo, “todo hace indicar que después de eso quedaría cerrado el tema”.

 

Rurales EL PAIS