Sanidad / Sin categoría

Se sigue usando poco la vacuna contra brucelosis

Preparan la reunión clave con la Codesa de Paysandú.

Vacuna. Foto archivo El País.

Pablo Antúnez.

La brucelosis bovina sigue cediendo terreno, según destacó el director de la División Sanidad Animal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos Fuellis. El año en curso cerrará cercano a los 200 focos en todo el país y 80 predios con ocurrencia de la enfermedad. Vamos avanzando hacia la erradicación”, afirmó.

El problema hoy está focalizado en Paysandú, algunas seccionales de Salto y Río Negro así como en otras de Cerro Largo pegadas a Caraguatá.

El próximo lunes, en el marco de la última reunión anual de la Comisión Nacional Honoraria de Salud Animal (Cohasa —será en Paysandú—, el MGAP responderá al pedido de la Codesa local, de vacunar todos los vientres bovinos menores de un año en la zona problema.

Tampoco se descarta que el MGAP pueda anunciar el período de la vacunación contra fiebre aftosa correspondiente a febrero, un mes crítico porque el calor aprieta en el norte y cuesta más mover los animales para poder vacunarlos.

Esta propuesta también viene siendo planteada hace muchos años por algunas gremiales de productores e incluso se sumaron los veterinarios privados que participan en el Taller de Diagnósticos de Gestación Bovina de INIA Treinta y Tres.

Fuellis afirmó que la vacuna de brucelosis —RB51— “es una herramienta más” y es tan importante “como el funcionamiento de la zona buffer” cuando se detecta un foco o “la serología de vigilancia” que aplica Uruguay. “La vacuna no es la única herramienta”, aclaró el director de la División de Sanidad Animal.

Si bien esta herramienta específica para brucelosis es de libre uso, Fuellis consideró que todavía el productor “la utiliza muy poco”.
Es más, adelantó que si se analizan los mapas de uso de la vacuna, “matemáticamente coinciden con los focos y perifocos, donde es obligatorio vacunar. Voluntariamente, el productor a nivel país no la usa mucho”.

El jerarca consideró que también hace falta trabajar en fomentar un mayor uso de la vacuna, como herramienta válida que es. “Tenemos que explicarle a los productores la ventaja de esa herramienta, sin pensar en que haya que aplicarla en todo el país”, reconoció el jerarca del MGAP.

Uruguay está transitando la fase de erradicación de la brucelosis bovina y en esta etapa complica más la detección de animales que portan la enfermedad pero no presentan síntomas clínicos. En esta etapa, en la medida que más se busca, menos brucelosos aparecen, porque ya se está buscando más fino.

Rurales EL PAIS