Sin categoría

JBS es “competitiva” en Uruguay, pero descarta expansión

El CEO del grupo dialogó con El País sobre actividad local.

Imagen 0,,69801632,00

Batista. El CEO de JBS ve que falta de ganado se da en varios.

 

periodistas

Pablo Antúnez. Enviado a San Pablo.

 

El CEO de JBS San Pablo, Wesley Batista descartó momentáneamente nuevas inversiones en la industria frigorífica uruguaya, pese a que está conforme con la rentabilidad que genera y lo competitiva que es la participación que tiene en el país.
En Uruguay el grupo JBS opera, desde hace varios años el Frigorífico Canelones, desde donde aprovecha la operativa para entrar a mercados como Estados Unidos, Canadá, México, Unión Europea y China, varios de los cuales estuvieron vedados para las carnes bovinas brasileñas. Así que la empresa imponía sus marcas a través de la producción en Uruguay.
“Por el momento vamos a mantener lo que tenemos en Uruguay. Estamos bien, somos competitivos y estamos bastante contentos con lo que tenemos”, dijo Batista a El País, tras participar en un panel especializado en el Salón Internacional de Avicultura y Suinocultura de San Pablo, que se ha desarrollado organizado por la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA).
Batista sostuvo que desde Uruguay la empresa tiene “una operación competitiva y rentable”, por lo que pretende que continúe y mejore.
“En los últimos años, nuestro negocio desde Frigorífico Canelones está cada día más competitivo”, añadió Batista.
Es más le restó cierta importancia a la falta de ganado gordo debido a la crisis climática que viven algunos departamentos de Uruguay y la suba de precios de la hacienda debido a la falta de oferta generada en estos meses de postzafra.
“La falta de ganado y los precios altos de la hacienda también se están dando en otros países, no es sólo un problema de Uruguay”, afirmó el ejecutivo brasileño.
Si bien el fuerte de las inversiones está en Brasil y según Batista la empresa busca mantenerlas así, JBS está construyendo una planta frigorífica en Paraguay para potencializar el crecimiento de la ganadería de carne de ese país.
“En los últimos tres años hicimos muchas inversiones fuertes, pero creemos en la competitividad de Brasil y más allá de los problemas coyunturales vamos a seguir invirtiendo”, aseguró el CEO de JBS.
El grupo hizo 15 adquisiciones de empresas en los últimos 22 meses.
La meta del grupo es enfocarse en la expansión del segmento de alimentos procesados y no seguir comprando empresas en 2015.
La compra más reciente fue la empresa Primo Smallgoods, una compañía australiana dedicada al procesamiento de alimentos que le costó US$ 1.250 millones.
Dentro de Brasil su adquisición más reciente fue la empresa Seará en 2013 que hasta entonces estaba en manos del grupo Marfrig Alimentos.
También JBS ingresó en los últimos años en el negocio del procesamiento de carne vacuna con la adquisición de Mataboi Alimentos y sus tres plantas de faena en Mato Grosso, Goiania y Minas Gerais, con una capacidad de 2.600 cabezas diarias.
El grupo compró el paquete accionario por medio de Fratelli Dorazio Investimentos S.A. y el acuerdo se cerró en diciembre de 2014, pero la compra recién fue confirmada las primeras semanas de este año. Mataboi se fundó en 1948 y comenzó con el proceso de recuperación judicial en marzo de 2011, con una deuda de 400.000 millones de reales, pero en 2013 terminó con ese proceso.
El grupo JBS fue fundado en 1953 por el padre del actual CEO, operando en el sector de aves, vacunos y suínos en los mercados más selectos, apuntando a darle valor agregado a sus producciones.
Actualmente, es el mayor grupo productor de proteínas animales del mundo.

Rurales EL PAIS