Sequía

En Durazno comienzan a dar agua potable a lecheras por la seca

Varios productores rurales de pequeños predios, de la zona sur y suroeste de Durazno, como Paso de la Cadena, Arroyo del Horno y La Curva, y también de otras áreas en los alrededores de la ciudad, se la ven en figurillas para sobrevivir sus ganados, a causa de la falta de agua y la carencia de verde en el suelo.

Campos pelados en la zona de Rebollo, Durazno, Victor D. Rodriguez

Durazno. Víctor D. Rodríguez.

El panorama se torna complicado, día a día.
“Las pasturas ya no existen, todo está ‘amarillento’ y pelado, las vacas ‘mordisquean’ lo que hay, estamos en una grave situación y al desamparo”, coincidieron en señalar productores, en una recorrida que efectuó el viernes El País por varios predios de entre 5, 15 y 30 hectáreas.
“Si no hay ayuda, no hay vuelta, si no las traigo para acá, se me mueren, las junté con la de mi patrón porque donde estoy, a unas pocas cuadras de acá, no hay comida, es una desastre, dieciséis vacas tengo. Acá hay agua porque está el Arroyo del Horno y hay pasto, pero allá (en su predio) no queda nada, son tajamares nada mas y están secos”, graficó, Néstor Delgado, que debió trasegar los animales a un campo vecino para intentar que puedan producir leche.
“Ahí ven, hace rato que estamos ordeñando y no sacamos nada..”, sintetizó, mirando el plantel de vacas lecheras de la raza Holando de su propiedad, que denotan flacura y debilidad.
OSE.

En varios predios se comenzó a utilizar agua potable, para el lavado de maquinaria y para uso animal, pero ante los anuncios de restricción por parte de Ose, los productores estarán nuevamente cuesta arriba.

Nada de agua en los aljibes de la zona de Rebollo, Durazno, Victor D. Rodriguez
“Nos vino 8.000 pesos de agua, cuando casi siempre pagamos 1.200, 1.600 pesos, lo que pasa que tenemos que darle agua a las ‘lecheras’ y ni así están produciendo”, comentó a su lado, la madre del productor, Elsa Casuriaga, de 65 años de edad. “Me vine para acá a ayudar a mi hijo, porque como no hay pasto ni agua, hay que llevar los animales unos cuantas leguas al arroyo El Horno”, comentó.
Ante la situación, el edil nacionalista, Mario Monsón, pidió en la Junta Departamental de Durazno, que la emergencia agropecuaria abarque “al menos una parte, la más acuciante, que viene registrando Durazno porque hay productores que están pasando realmente mal y si no se actúa con celeridad, van a empezar a registrar muertes de sus animales. Que el estado le pueda dar ración, en una situación que es de total emergencia”. Solicitó que el gobierno nacional, a través de Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (Mgap) y la Intendencia de Durazno, puedan asistir de alguna forma a los productores mas necesitados.

Rurales EL PAIS