Sanidad

Uruguay sigue en alerta ante casos de lengua azul en Brasil

Ingreso de animales en pie es con sangrado previo.

Vacuna. Foto archivo El País.

Pablo Antúnez

La aparición de casos de “lengua azul” en bovinos y ovinos del municipio brasileño de Santa María preocupa a Uruguay que está libre de la enfermedad.

La Dirección General de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca exhortó a los productores a estar alerta y denunciar cualquier sospecha de la enfermedad, además de pedir que se mantengan alerta ante cualquier síntoma clínico.

La denominada “lengua azul” es una enfermedad viral que afecta a los rumiantes domésticos y salvajes, principalmente ovinos, aunque también se registra en caprinos y vacunos. Es transmitida por un mosquito del grupo Culicoides.

Según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la gravedad de la enfermedad varía según las especies, con síntomas más graves que pueden causar la muerte en los ovinos. Entre los signos también figura la pérdidas de peso; interrupción del crecimiento de la lana; salivación excesiva y descarga nasal; diarrea profusa; vómitos y neumonía, entre muchos otras manifestaciones.

En los bovinos la tasa de infección es con frecuencia más alta que en los ovinos y la presencia y gravedad de los signos clínicos varían según la cepa vírica. Brasil ya tenía presencia de esta enfermedad desde hace algunos años.

Más allá de los controles oficiales, el asesor privado y delegado de Uruguay durante más de 20 años en la OIE, Jorge Bonino Morlán, afirmó a El País que la medida más efectiva es evitar el ingreso de animales infestados y recordó que todos los ovinos y bovinos que entran al país tienen serología negativa a la enfermedad.

La otra medida recomendada por asesores privados y técnicos oficiales es evitar todos los medios de propagación de mosquitos, incluso del Culicoide que causa la “lengua azul”. Este tipo de mosquito fue encontrado en Rocha, es común en ese departamento, pero nunca se encontró infestado.

En el municipio brasileño de Santa María hubo casos de la enfermedad en ovinos y bovinos, incluso el problema generó el cierre de Turquía para el ganado en pie.  Más allá de los controles oficiales, el éxito de mantener el status sanitario pasa por la prevención y la educación de toda la cadena ganadera, pero principalmente de los productores.

Rurales EL PAIS