Sanidad

Sin muermo equino en ciudad de Quaraí

Uruguay mantiene medidas para evitar cualquier riesgo.

562182b141342

El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pecuaria y Abastecimiento, a través de su servicio sanitario, confirmó que no existen en Quaraí equinos positivos a muermo , pues las serologías y las pruebas complementarias realizadas a siete animales sospechosos, dieron negativas.

El titular de la Dirección General de Servicios Ganaderos, Francisco Muzio, confirmó ayer a El País que recibió la confirmación del veterinario que es el Delegado Federal en Porto Alegre, dato que dejó más tranquilas a las autoridades uruguayas.

En el Regimiento de Caballería de Quaraí hay 100 caballos interdictados (no se pueden mover de ahí), sobre los que se están haciendo permanentes sangrados para detectar la posibilidad de que sean portadores de muermo.

Esta enfermedad, cuyo primer caso en Quaraí se registró en diciembre de 2015, con un animal que fue sacrificado,  es una enfermedad infecciosa, producida por la bacteria Burkholderia mallei (antes Pseudomonas mallei). Es típica de los equinos y mulares, pero también afecta a otras especies, incluído el hombre.

Lo que Uruguay estaba esperando era el resultado de las pruebas complementarias, las que se hicieron “con la técnica y el reactivo proporcionado por el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa), que es el organismo de referencia reconocido por todos los países y el resultado es negativo”, explicó Muzio.

En caso de Uruguay, el jerarca confirmó que “se mantienen las medidas de prevención” para mantener al país libre de muermo. En ese sentido, está vigente la inmobilidad de equinos en un radio de 50 kilómetros de la frontera con Brasil, pero se permiten algunas actividades bajo estricto control y cumpliendo ciertas exigencias sanitarias.

Los siete animales sospechosos que se encuentran en el Regimiento de Caballería de Quaraí, seguirán siendo sometidos a nuevas pruebas y no se podrán mover, mientras siguen los controles buscando otros portadores asintómaticos de la enfermedad, que tiene en vela a la frontera y el foco puesto en Brasil.

 

Rurales EL PAIS