Sanidad

En febrero vacunan rodeo contra aftosa

Se distribuirán 12 millones de dosis y se podrán levantar de las regionales a partir del 1° de febrero

Ganado vacuno junto a un camino buscando alimento por la sequia, escasez de lluvias, ternero mamando, nd 20090109, foto Ines Guimaraens, Archivo El País

Ganado vacuno junto a un camino buscando alimento por la sequia, escasez de lluvias, ternero mamando, nd 20090109, foto Ines Guimaraens, Archivo El País

Pablo Antúnez

Todo está listo para poner en marcha la vacunación obligatoria del rodeo bovino uruguayo contra la fiebre aftosa, una de las enfermedades que destruye los logros comerciales y cierra las puertas de todos los nichos donde se colocan carne, animales vivos y subproductos de origen animal.

Según dispuso el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), entre el 1° y el 28 de febrero —como todos los años— deben vacunarse contra la aftosa todas las categorías de vacunos que conforman un stock cercano a los 12 millones de cabezas.

Para eso, la Dirección General de Servicios Ganaderos (MGAP) comenzará esta semana a enviar las dosis a las regionales de la secretaría de Estado en el interior del país y los requisitos para levantar las vacuna son los mismos que en años anteriores.

Las vacunas podrán ser levantadas por los titulares con la  Declaración Jurada de DICOSE vigente, además de la Planilla de Control Interno de existencias y de Control Sanitario. A su vez, es necesario llevar una heladerita con hielo o refrigerante para que las dosis mantengan la cadena de frío y no pierdan efectividad al ser aplicadas sobre el ganado.

El director interino de la División Sanidad Animal, Eduardo Barre, dijo ayer a El País que los productores que pidan anticipar la vacunación de su rodeo por la causa que fuera, una vez autorizados, se le entregará la vacuna. El resto de las dosis se podrán comenzar a levantar de las regionales departamentales a partir del 1° de febrero.

Barre confirmó que el único cambio que se maneja “es que  hay un 25% de productores que realizó la Declaración Jurada de Dicose en forma electrónica. Esos productores van a tener que imprimir su Declaración Jurada e ir a levantar la vacuna con el documento impreso”.

Asegurar el status sanitario de la ganadería uruguaya depende de una buena vacunación de todo el rodeo, poniendo especial cuidado animal por animal.

La última epidemia de fiebre aftosa en la ganadería uruguaya fue en 2001, en un establecimiento de Soriano, presuntamente con virus ingresado desde Argentina que también fue sacudida por la enfermedad. A partir de ahí, Uruguay perdió su status de país libre de fiebre aftosa sin vacunación, la que le permitía ingresar con cortes con hueso a selectos mercados como Japón.

Los focos de 2001 agarraron a 800 contenedores con carne vacuna uruguaya y subproductos en camino hacia los mercados, pero ninguno volvió a Uruguay, pues pudieron ser reenviados a otros destinos de menor valor, países que también padecían la enfermedad y no ponían trabas al ingreso de la mercadería. Solucionada la epidemia que abarcó 2.020 focos conocidos, Uruguay comenzó a reconquistar los mercados más selectos, esta vez para su carne madurada y sin hueso, pudiendo incluso ser el único de la región que hoy coloca carne en Corea del Sur.

Rurales EL PAIS