Sanidad

El MGAP decidió prohibir el uso de varios fitosanitarios

Evitan contaminación del medio ambiente y mayores beneficios para consumidores de frutas y verduras.

IMG_5256

Pablo Antúnez

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a través de la Dirección de Servicios Agrícolas, prohibió la importación, registro y renovación de los fosforados Azinfos metil, Metidation y Metomil, por considerarlos de alta peligrosidad para el ser humano y por ser riesgosos para el medio ambiente, aves, peces y abejas.

La prohibición, en iguales condiciones que los anteriores, rige también para la Atrazina, un herbicida que en el mundo generó “algunos problemas con la contamianción de aguas, es muy soluble, incluso en algunos suelos arenosos. Tiene una duración de meses”, según afirmó en rueda de prensa el director de los Servicios Agrícolas (MGAP), Federico Montes. La Dirección de Servicios Agrícolas es quien controla la importación, formulación y uso de fitosanitarios y agroquímicos.

En el caso de la Atrazina, Uruguay fue adoptando una serie de medidas, entre las que figuraron primero “la necesidad de contar con una receta profesional (al comprarla), la disminución de la dosis a 1 kilo por hectárea y ahora, finalmente se prohibe”, afirmó Montes.

Según el jerarca, este principio activo “es de muy baja toxicidad para la salud humana —como el glifosato— pero contaminaba el medio ambiente”.

A su vez, se modificó la situación de Patrion metil. En este caso se prohibió la importación, registro y renovación de los productos fitosanitarios a base del ingrediente Paration Metil en caso de ser formulado como suspensión, pero se mantiene vigente su uso como hormiguicida en polvo con porcentaje de ingrediente activo menor al 2%. La misma suerte corrió el Carbofuran (usado para evitar el gusano de la papa), que sólo queda autorizado para controlar cotorra, restringiendo la autorización por técnicos de la Dirección General de Servicios Agrícolas.

Apoyo. Por su parte, el Secretario de la Cámara Nacional de Fertilizantes y Fitosanitarios (Canaffi), Humberto Almirati, afirmó a El País que “muchos de los productos que se prohibieron se usaban poco” e incluso, en el caso del Azinfos metil “estaba generando problemas de resistencia”.

Almirati recordó que ese producto “fue una revolución hace 30 años, pero ya es un fosforado viejo y peligroso. Lo mismo el Metidation, que era un producto que se usaba poco, pero era muy peligroso, con toxicidad aguda”.

En cuanto al herbicida Atrazina, se utilizaba en sorgo y maíz, era muy usado a nivel de tambos en la producción de forraje. “Es el único producto que se encontró en las aguas, si bien debajo de los límites permitidos se encontró en cauces de agua y de mantener el uso podría ocasionar problemas”, explicó Almirati.

El profesional explicó que hubo muchos avances y en el mercado local “hay muchos otros sustitutos con menor impacto, a precios razonables, con una serie de importadores y registros. Es racional lo que hizo el MGAP y desde la Canaffi apoyamos”.

Avances. El titular del Servicio Agrícola, Federico Montes, dijo que el desarrollo de Uruguay en estos últimos años en identificar controladores biológicos es muy importante. “Uruguay tiene una lista importante de futuros registros para morrón, soja, cítricos, eucaliptos y frutillas. En los próximos años seguramente incorpore algunos entomófagos para el control de algunas plagas”, sumado al uso de feromonas.

Rurales EL PAIS