Sanidad

Ajustan detalles de nuevos controles de garrapaticidas

El MGAP apunta a tenerlo funcionando desde diciembre

Ganado vacuno junto a un camino buscando alimento por la sequia, escasez de lluvias,  ternero  mamando, nd 20090109, foto Ines Guimaraens, Archivo El País

Ganado vacuno junto a un camino buscando alimento por la sequia, escasez de lluvias, ternero mamando, nd 20090109, foto Ines Guimaraens, Archivo El País

Pablo Antúnez

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) está haciendo los últimos ajustes del sofweare para poner en marcha el Sistema Nacional de Fármaco Vigilancia. La meta es tenerlo funcionando en las próximas semanas y en esta primera etapa se comenzará por controlar el uso y venta de garrapaticidas.

El sofweare fue creado por la plataforma del Sistema Nacional de Identificación Ganadera (Snig), que es la base de trazabilidad que no sólo se aplica en el ganado, sino también en varios alimentos.

El titular de la Dirección de Laboratorio Veterinario “Dilave Miguel C. Rubino”, Álvaro Núñez, explicó a El País que “todos los comercios que venden productos de uso veterinario tendrán que registrar las ventas de garrapaticidas”, pero aclaró que no es con un fin recaudador, sino con la meta de “saber cómo se están distribuyendo en Uruguay esos específicos y quiénes son los productores que los usan”. En una etapa posterior también se apuntará al registro y control del uso de antibióticos, porque Uruguay está alineado con la preocupación mundial de resistencia de las bacterias a los antibióticos.

La Dilave “Miguel C. Rubino” es la repartición oficial que se encarga del control y registro de zooterápicos en Uruguay.

Núñez explicó que “el productor, al comprar un garrapaticida, debe presentar su número de Dicose y en caso de los veterinarios deberán presentar en qué Dicose se utilizará el producto”.

Los nuevos controles permitirán que el MGAP cuente con información fundamental que le permitirá conocer el uso de garrapaticida, la magnitud del uso y dónde se están aplicando.

El nuevo sistema —según la visión del director de Dilave—, “brindará mayor seguridad al usuario y al sistema sanitario tener un control de dónde se están usando los productos e incluso los productores”.

En las dos evaluaciones de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) a los Servicios Ganaderos uruguayos, aunque la auditoría fue superada sin problemas, se marcó como dos puntos flojos la falta de colegiación en la profesión veterinaria y la necesidad de mayores controles sobre la venta de productos usados en la salud animal.

“Desde 2007 hasta ahora apretamos mucho el acelerador para avanzar en el control del uso de los medicamentos, el control permanente de los comercios, así como de las drogas y las denuncias sobre efectos indeseables o usos indebidos de los medicamentos”. Todos esos trámites se pueden hacer a través de la plataforma electrónica en Internet.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Especialidades Veterinarias (CEV) y director de Laboratorio Pasteur, José Mantero, dijo que los laboratorios y empresas agrupadas apoyan con firmeza los nuevos controles. “Es un semáforo más contra toda la gestión de los residuos de los productos veterinarios, que permitirá a diferentes actores de la cadena, controlar y prever las distintas situaciones, así como tener información más actualizada y más rápida para tomar medidas hasta preventivas. Lo vemos muy bien”.

Mantero recordó que otros países ya están aplicando sistemas de control similares que han dado buenos resultados y explicó que en Uruguay se facilitó mucho el uso, incluso “a través de una aplicación para el celular, de tal modo que no haya impedimentos tecnológicos para no implementarlo”.

Más allá de saber qué volumen de garrapaticida se utilizará en la campaña anual contra la garrapata, también se sabrá cuáles son los predios más problemáticos y cuáles, a pesar de enfrentar una parasitosis importante, no aplican específicos para controlar el parásito, causando perjuicios a sus vecinos.

Rurales EL PAIS