Sanidad

Aftosa: virus colombiano es cepa de origen andino

Cosalfa recibió informe técnico y se mantiene muy alerta.

BRA01. ALTAMIRA (BRASIL), 24/07/2017.- Fotografía de archivo del 2005, de ganado en el estado de Pará en la Amazonía brasileña.

Pablo Antúnez

Los cinco focos de fiebre aftosa detectados en Colombia hasta el momento y la necesidad de avanzar para concretar la creación de un Banco Regional de Antígenos/vacunas contra fiebre aftosa, conteniendo cepas virales exóticas para la región, buscando atender cualquier problema, fueron temas claves en la 6ª. Reunión Extraordinaria de la Comisión Sudamericana de Fiebre Aftosa (Cosalfa).

La citada comisión está compuesta por 26 representantes de 13 países de América, con un delegado del sector público que es el director de los servicios veterinarios oficiales —en este caso Dr. Eduardo Barre— y otro del sector privado (participa el Dr. Leopoldo Amorin). Participan Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Venezuela y Uruguay.

Toda Sudamérica está alerta ante los casos de aftosa en Colombia y en particular el sector privado, que es la primera barrera contra la enfermedad al convivir con los animales.

Representantes del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) dieron un informe en la 6ª. Reunión Extraordinaria de la Cosalfa, confirmando otro foco que se suma a los cuatro ya existentes. El primero fue en Tame, luego fueron reportados los de Yacopí, Cundinamarca, San Faustino con corregimiento de Cúcuta en zona fronteriza. A eso se sumó el del Tibacuy, también en Cundinamarca; sin contar con una situación por confirmar en el Frigomatadero La Primavera, en La Dorada (Caldas), declarado en cuarentena por el ICA, sobre la cual no se conoce información definitiva.

El director general de los Servicios Ganaderos (MGAP), Dr. Eduardo Barre, representante de Uruguay en la Cosalfa, confirmó ayer a El País que la cepa viral que está actuando en Colombia “es de tipo O pero andino” y “nada tiene que ver con las cepas de tipo O campo” que afectaron los países del Mercosur en la década del 2.000.

Barre recordó que los países que conforman el Comité Veterinario Permanente (CVP), conjuntamente con el Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa) ofrecieron apoyo técnico a Colombia y Venezuela para combatir la enfermedad. “Estuvo el Panaftosa en las zonas afectadas de Colombia y ahora, conjuntamente con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), harán un informe”, explicó Barre.

En el caso de Uruguay no se agregaron medidas adicionales de prevención, pues no hay comercio de productos de riesgo, ni animales con Colombia y Venezuela. “Se mantienen las desinfecciones en los aeropuertos para vuelos y conexiones procedentes de esos países”, explicó el director de los Servicios Ganaderos.

En cuanto a la creación del banco de vacunas/antígenos, hay temas legales que resolver entre Panaftosa y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), por lo que quedó para ser analizado en 60 días más. “Luego cada país tendrá que decidir si ingresa o no”, porque el ingreso “tendrá su costo”, explicó Barre, afirmando que en caso de Uruguay “aún no hay una definición tomada”. La ley de fiebre aftosa prohíbe en Uruguay el manejo de virus vivo y la fabricación de vacunas, por lo que se depende de la importación.

“La presencia de virus de aftosa en la región y estas situaciones complican mucho. Los focos en Colombia complican a toda la región y al mercado de la carne”, afirmó a El País el delegado de Uruguay en la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) por el sector privado, Dr. Jorge Bonino Morlán.

El sector privado “trabaja muy integrado con los servicios veterinarios oficiales y tiene una postura muy clara respecto a fiebre aftosa que es compartida por los servicios oficiales. Hay que seguir manteniendo la vacunación y no desgastarse en discutir si se continúa vacunando el rodeo o si se suprime y se apunta a ser libre sin vacuna”, afirmó Bonino.

Es que Brasil confirmó que dejará la vacunación en varios Estados y apunta a ser país libre de la enfermedad pero sin vacuna, mientras que el resto de los países de la región , consideran que no están dadas las condiciones para no vacunar.

Rurales EL PAIS