riego

Ministro Aguerre defendió la Ley de Riego y su potencial

Dijo que Uruguay tiene el potencial para alimentar más gente.

Tecnología. Aspiran a poder regar tanto cultivos como pasturas.

El ministro Tabaré Aguerre volvió a defender la Ley de Riego en el Parlamento y el proyecto ya fue aprobado por el Senado. “En 2017 llovió como si hubiéramos regado y porque llovió de esa manera, tenemos la producción récord de soja, maíz y de faena en el primer semestre del año. Eso nos demuestra claramente que con agua es más fácil producir, diversificar, intensificar y desarrollarnos”, explicó Aguerre. “El proyecto de ley sobre riego será lo que fue la ley forestal para Uruguay en la década de 1990”, afirmó el secretario de Estado.
“Es una posibilidad de aumentar y de diversificar la producción, aumentar la productividad, capturar más valor y recibir inversiones nacionales y extranjeras”, explicó en declaraciones a los medios informativos tras comparecer esta semana ante la Comisión de Presupuesto, compuesta con Hacienda de la Cámara de Representantes.
Según señaló, la ley forestal permitió que nuestro país preservara montes naturales y a su vez aumentara la cantidad de hectáreas plantadas de montes artificiales, tópicos que ningún otro país de América del Sur consiguió confeccionar.
En ese sentido, indicó que asegurar los recursos hídricos “es poner un segundo piso” a la producción agropecuaria, aprovechando “inteligentemente” la oportunidad de que en el mundo hay 9.000 millones de habitantes que demandan más comida con mejor calidad.
Explicó que Uruguay utiliza menos del 5 % del agua que recibe por lluvias y que en el país llueve 1.500 litros por metro cuadrado y por año. De esa cantidad, se escurren por cañadas o arroyos aproximadamente 600 litros por metro cuadrado y, de esos 600 litros, se utiliza menos del 4 % tanto en riego como en las represas hidroeléctricas, a excepción de Salto Grande. En vigencia de la ley, ese porcentaje aumentaría considerablemente, debido a que las represas en los predios lo harían posible y habría posibilidades de regar tanto cultivos como pasturas.

Rurales EL PAIS