Remates / Zafra de toros

Toros Hereford de Kiyú se vendieron a 4.200 dólares promedio

Zafra de venta de reproductores comenzó con suba de valores del 10% y dispersión total.

DSCN0218

Cotizado. El toro de Bonomi Hnos. (adelante), se comercializó en US$ 9.000, el máximo del remate. Foto: Pablo D. Mestre

 

Pablo D. Mestre.
Cuestión de vientos… La permanente brisa que tradicionalmente sopla sobre los campos de la Central de Pruebas de Kiyú, ayer trajo “buenas ondas”. Y vaya que es importante el viento. Muchas veces se espera que venga de cola, como para empujar, pero también cuando sopla de frente hay que saber aprovecharlo, como lo hacen los aviadores para despegar…
Ese concepto se podría aplicar a lo sucedido ayer en la pista “Roberto Lohigorry Otero” de la Central de la Hereford, pues cuando pareciera que ha cambiado el viento, las oportunidades están por delante con una zafra de primavera que se transforma en oportunidad de invertir en la mejor genética que luego cotizará la materia prima uruguaya en el mundo.
Y así fue.
Como desde siempre, bajo la conducción de Daniel Dutra y su equipo, no sólo se comercializó el 100% de la oferta, sino que se hizo con un trámite ágil, fluido, hasta alegre, provocando a través de las constantes pujas buenos valores por los toros.
Tanto que, si se toma como referencia el remate del año anterior, marca que no sólo se vendieron más toros, sino que el valor promedio fue 10% superior al de entonces.
Los primeros reproductores en ingresar a la pista fueron los ganadores de cada uno de los grupos: de “Valle Chico” de Bonomi Hnos. y de “Las Cinas Cinas” de Humberto J. Orcasberro. Y lo hicieron con una Preoferta de US$ 4.500.
Tras muchos piques, el martillero Daniel Dutra cerró la primera venta en US$ 9.000, valor que pagó el Dr. Robert Rachid, de Tacuarembó, por el toro de la familia Bonomi.
Después se continuaron vendiendo a gran ritmo los reproductores, con la agilidad que otorga la Preoferta.
Otros valores destacados fueron: US$ 7.440 por un ejemplar de “Cipa Cebollatí”, adquirido por Bella Vista SG., y US$ 7.200 por un ejemplar de cabaña “Las Divisas”, adquirido por Fernando Orcasberro.
Así, en poco más de una hora se dispersaron los 37 productos ofertados a un valor promedio de US$ 4.200, con el máximo mencionado y un valor piso (que era la base para las Preofertas), de US$ 3.000.
“Fue un buen remate que reflejó que Kiyú es una referencia en la raza”, dijo Daniel Dutra. Para el martillero, la presencia de muchos criadores de todo el país, la agilidad y la dispersión total, hablan del éxito.
Igual sensación se llevaron los asistentes a Kiyú, porque esa brisa permanente de ayer, antecede al viento que recorrerá todo el país en la zafra. Y que si empuja viene bien, pero si viene de frente también… por algo así remontan los aviones…

Rurales EL PAIS