Remates

Remate del Haras “Cuatro Piedras” reflejó su transparencia

Fue un remate especial…
Vaya que sí…

DSC_0155

Gerardo Zambrano condujo los negocios, con la administración del Banco Santander. Foto: Néstor Macedo.

 

Pablo D. Mestre. 

En la otoñal jornada sabatina de ayer, medio millar de personas se dieron cita en el Haras Cuatro Piedras donde se ofrecía la generación 2013 de los Sangre Pura de Carrera de la cabaña de la familia Salomone.
Allí, bajo la conducción de Gerardo Zambrano Antón y su equipo, con administración del Banco Santander, se dispersaron los 29 productos ofertados a un valor promedio general de 12.310 dólares.
Como reflejo de lo que fue el mercado, basta mencionar que se colocó la totalidad de la oferta en tan solo dos horas, operando compradores presentes y otros siguiendo la transmisión a través de CampoTV.

LOS NEGOCIOS. Fueron 18 hembras comercializadas a US$ 13.100 de promedio, con máximo de US$ 24.600 y mínimo de US$ 6.600.
Y además 11 machos a un valor promedio de US$ 11.018, con extremos de US$ 15.000 y de US$ 8.400.
El máximo valor de la subasta fue US$ 24.600 (2.050 cada una de las 12 cuotas mensuales), por “It’s Amazing”, una alazana hija de “Roderic O’Connor” y “Allnightdance” (Wild Event), adquirida por el stud y haras “El Entrevero”.
Otro valor destacado fue US$ 21.600 por “Isha”, zaina hija de “Dancer Man” x “Monday Morning” (“Lode”), comprada por Stud “Estudiantes”.

LA CONFIANZA. Tras la subasta el martillero Gerardo Zambrano Antón analizó que fue una jornada en la cual salió todo fantástico: “por el marco de público que acompañó, por la cantidad de compradores que operaron como siempre y por las ventas transparentes y cristalinas de Haras Cuatro Piedras que se distinguen en plaza”.
En ese sentido Zambrano destacó “la credibilidad total de la cabaña frente a los compradores que siguen viniendo y apostando a esta forma de hacer negocios de Haras Cuatro Piedras”. Una filosofía, agregó, “de la familia, de su trabajo y todo su equipo de manejar las cosas con cristalinidad en los negocios del caballo”. Y remarcó que “es una de las características por las cuales nos involucramos con esta firma y esta familia en los SPC, ya que apuesta a la seriedad del trabajo y la gestión comercial, cuando termina un año de laburo”.
Así se vendió todo en forma fluida y con agilidad y salió todo según lo planificado.
Todo, en un remate especial… Vaya que sí…

Rurales EL PAIS