Remates / Zafra de toros

Frigorífico Modelo SA vendió en Artigas los 49 toros a US$ 3.305 de promedio

Pablo D. Mestre
Linda manera de celebrar los diez años en Artigas… Los vientres pedigree a US$ 3.406 de promedio.

DSC_0230[1]

Peto Cánepa reconoció a la cabaña por diez años juntos. Foto: Gabriel Couto Sagas.


Hace una década Frigorífico Modelo SA incursionaba con la venta anual de su producción Angus en el local de la Agropecuaria de Artigas. Durante este tiempo, no sólo se ha consolidado, sino que es uno de los puntos de referencia en el norte del país.
Eso quedó, nuevamente, demostrado ayer cuando, con negocios a cargo de escritorio Ruben F. Cánepa, se dispersó el 100% de la oferta de vientres y toros con suma agilidad.
En presencia de una muy buena cantidad de compradores primero se comercializaron los vientres, que tuvieron un nivel superlativo de valores.
Basta mencionar que se vendieron las 17 vaquillonas de pedigree (preñadas y sin servicio) a un promedio de US$ 3.406 para tomar dimensión de lo que fue el mercado. El máximo fue US$ 5.100 y mínimo de US$ 1.440. Por su parte los 8 vientres Puro Controlado hicieron un valor medio de US$ 2.423, con máximo de US$ 3.360 y mínimo de US$ 1.260.
Y también 104 vaquillonas SA s/servicio: US$ 984 c/u, 90 piezas de cría SA a US$ 504  c/u y 44 vaquillonas y vacas preñadas a US$ 1.184 cada una.
Después entraron los toros y el ritmo no decayó, adaptándose la cabaña al mercado y aceptando las ofertas tanto a elegir, como (en los SA finales) por los lotes, compartiendo la celebración con los clientes.
Los 30 toros pedigree y puro controlado hicieron un valor promedio de US$ 3.640.
El máximo valor fue US$ 6.720 por un toro colorado, comprado por Selecta SRL. Otro destaque, fue US$ 5.040, compró Juan Martín Martinicorena. El mínimo fue US$ 3.000.
Después se vendieron 19 toros SA a US$ 2.796 promedio.
Y así finalizó una ágil venta que volvió a tener un toque emotivo al final cuando Luis Fernández destacó el nivel de la torada y reconoció el trabajo de su hijo Rodrigo, que lo definió como “un profesional como hay pocos en el Uruguay”.

Rurales EL PAIS