Ovinos

Sin contratiempos para carne ovina con hueso

Sólo hace falta una decisión política para entrar en EE.UU.

MOLLES: PRIMER LUGAR DE SUDAMÉRICA DE INSEMINACIÓN EN LANARES

MOLLES: PRIMER LUGAR DE SUDAMÉRICA DE INSEMINACIÓN EN LANARES

Pablo Antúnez.

La apertura del mercado de Estados Unidos para la carne ovina uruguaya con hueso sólo depende de una decisión política y la fase técnica (análisis de riesgo), así como la publicación de la norma preliminar y la contestación de los comentarios públicos, ya quedaron atrás. Así lo explicó a El País el delegado de Uruguay ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y asesor del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Jorge Bonino.

Tras su asunción en el cargo, el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prolongó el período para comentarios de algunos productos que estaban en trámite de admisión, como es el caso de los limones argentinos. En este caso, la norma planteando la habilitación del mercado para Argentina fue publicada en diciembre en el Registro Federal y enfrentaba el período de 60 días para recibir comentarios. Lo que hizo Trump fue llevar ese período de 60 a 120 días, pero de ninguna manera puede compararse con la  negociación con carne ovina con hueso que lleva Uruguay, porque ya pasó la fase técnica.

Bonino dijo a El País que los técnicos del Servicio de Inspección de Animales y Plantas (Aphis por sus siglas en inglés) confirmaron a la delegación de Uruguay en la última reunión de OIE en Bolivia —también compuesta por técnicos oficiales del MGAP— que el trámite sanitario estaba finalizado y que sólo falta una decisión política del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, que es quien debe publicar la norma definitiva en el Registro Federal. “Eso significa que no hay más comentarios, ni prórrogas de comentarios”, destacó Bonino alejando cualquier incertidumbre para los productores.

“Estamos esperando que el nuevo Secretario de Agricultura, Sonny Perdue, retome el tema y seguramente tiene muchas prioridades porque recién asumió”, reconoció Bonino que lleva más de 20 años representando a Uruguay ante la OIE.

El profesional consideró que lo más importante es que dentro del análisis que hace Estados Unidos, el ingreso de carne ovina uruguaya con hueso no afecta en nada ni a la producción local, ni a la economía de Estados Unidos, lo que sigue la línea del nuevo presidente Trump. Cabe aclarar que el mercado se abrirá para la carne ovina producida en los compartimentos de bioseguridad, implementados por privados y auditados estrictamente por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a través de la Dirección General de Servicios Ganaderos.

VENTAJA. A su vez, entre los comentarios ya contestados por el Aphis, hay comentarios de operadores remarcando la importancia que tiene para el puerto de Filadelfia que por ahí ingresen los embarques desde Uruguay para fomentar el trabajo local. Uruguay ya está exportando desde hace un par de años carne ovina desosada, a razón de un contenedor cada mes y medio y los embarques ingresan por ese puerto. En este caso, el precursor de los embarques fue Frigorífico “San Jacinto”, que ya cuenta con una experiencia comercial con carne ovina en ese mercado.

LOGRO. Por otra parte, los avances en la sanidad uruguaya son notorios y eso ameritó que Chile haya manifestado interés en la importación de ovinos en pie procedentes de Uruguay.

En ese sentido, Bonino que tuvo contacto con los interesados, explicó a El País que los requisitos enviados por el Servicio Agrícola y Ganadero de Chile (SAG), “ya no cuestionan el status de Uruguay en cuanto a fiebre aftosa —Uruguay es libre con vacunación y Chile es país libre—, como lo hacía antes, sino que están pidiendo otros requisitos que facilitarían la exportación de ovinos en pie. Está bastante adelantada la posibilidad de concretar exportaciones”, afirmó el asesor privado.

Entre esos requisitos figura el estar libre de scrapie, una encefalopatía muy similar a la “vaca loca”, pero en el ovino, que la producción uruguaya no conoce.

ZAFRA. Frente a una nueva zafra de carneros  que comienza fuerte el mes que viene para una encarnerada en marzo o abril, Bonino recordó que “en todas las razas los carneros están con muy buen estado” y  “hay una muy buena oferta”.

 

Rurales EL PAIS