Ovinos

Se puede crecer mucho en engorde de corderos

Los datos prueba que “el ovino es gran negocio para Uruguay”

Ganado Ovino

Pablo Antúnez

El  negocio del engorde de corderos pesados tiene aún un margen importante para crecer, sin la necesidad de que Uruguay incorpore nuevas razas, ni valide nuevas tecnologías, sino sólo apuntando a mejorar la alimentación.

En el marco del panel: “Engorde de Corderos como Negocio de Elite en Uruguay”, desarrollado ayer en el Seminario Internacional de Producción Ovina que organizó el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) —sigue hoy en el Hotel Radisson Montevideo—, el Ing. Agr. Marcelo Gratarolla, extensionista del SUL, basándose en la experiencia desarrollada desde 2006 con el cordero pesado, aseguró que “hay mucho para mejorar por el lado de la alimentación” y  mostró que según los cálculos, “se pierden entre US$ 12 y US$ 15 por ovino  en stock, tomando el valor de un ovino en US$ 60”.

El cordero pesado tipo SUL fue creado por el Ing. Agr. Mario Azzarini en 1996, abarcando en la experiencia piloto a 10.000 productores. Hoy se engordan más de 600.000 corderos y se abren nuevas oportunidades de mercado, certificando procesos productivos, tanto sanitarios, como de manejo.

Los precios de Uruguay en el mercado internacional, siempre fueron muy parecidos a los de sus principales competidores: en los últimos 2 años, Australia tuvo un precio de US$ 4,4 por kilo en segunda balanza; Nueva Zelanda: US$ 3,72 y Uruguay: US$ 3,23, según expuso Grattarola en su disertación.

En el mismo panel participaron también L. Piaggio (SUL), G. Banchero (INIA), J. Bonino (asesor del SUL) y el productor N. Uriarte, con más de 20 años de experiencia en el engorde de corderos.

Compartimento. Hoy el compartimento ovino de alta bioseguridad —el único en el mundo fue creado por Uruguay, con el aval de la OIE— abre un camino más que promisorio, según mostró el Dr. Jorge Bonino Morlán, asesor del SUL y representante de Uruguay en la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) durante más de 20 años. Hoy, esta herramienta, es la que posibilitará exportar carne ovina con hueso a Estados Unidos, buscando certificar procesos y diferenciar producto para obtener un mejor precio que justifique el desarrollo de los compartimentos.

“Uruguay tiene una excelente carne ovina, pero con el compartimento le brindamos garantías adicionales a los compradores, científicas y certificaciones”, aseguró el asesor del SUL. Ya se hicieron  3 faenas de 1.000 ovinos cada una y se apunta a mercados de elite. “La carne ovina uruguaya es inocua, segura y de alta calidad”, destacó Bonino.

Experiencias. La oveja suma dinero al establecimiento y no es una competidora del vacuno. Así lo mostró el Ing. Agr. Nicolás Uriarte, productor y asesor privado. Mostró los números de dos empresas con diferente escalas, suelos y actividades. Uriarte dijo que “si se quiere engordar corderos hay que darles de comer; hay muchos animales de pedigree y pocas pasturas de pedigree”. En la primera, el margen de ganancia fue de US$ 360 por há (igual a 1.000 kilos de soja). Se pastorean semilleros de trébol blanco. En la otra la escala es el doble y hay suelos duros. Son dos invernadas con un margen  bruto fue de US$ 51.000. “El ovino es muy buen negocio”, remarcó Uriarte.

Rurales EL PAIS