Ovinos

“Números demuestran que la oveja es buen negocio”

Mañana, se hará el lanzamiento de la nueva zafra lanera.

Ganado Ovino

Ovejas. Desde el SUL promueven mayor grado de tecnificación para explotar el potencial racial. Foto: Ariel Colmegna.

 

Pablo Antúnez.
Con valores y demanda firme para carne y lana, el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) apunta a impulsar un trabajo diferente con los ovinos, buscando conseguir mayor grado de tecnificación para que los animales puedan demostrar todo su potencial productivo.
“Vamos a tener que acostumbrarnos a trabajar con las ovejas en forma diferente para no perderlas, eso es clave hacia el futuro”, aseguró a El País el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alejandro Gambetta.
Desde el organismo se está diseñando una estrategia buscando demostrar que apostar a una mayor tecnificación en el rubro no significa gastar más dinero, sino trabajar mejor.
Más allá de los trastornos climáticos que está generando sobre las majadas el exceso de lluvias, Gambetta consideró que el efecto Niña (lluvias por encima de los niveles normales) obliga a los productores a tomar medidas, “para que todo lo que pueda parecer una amenaza para el rubro ovino se transforme en una oportunidad para hacer los cambios”. El presidente del SUL también remarcó que “los números están demostrando que la oveja es un buen negocio” y hay que apostar a ella.
Mañana, a partir de la hora 10, en la sede de la Sociedad Fomento Rural e Industrial de Maldonado, en la ciudad de San Carlos, el Secretariado Uruguayo de la Lana hará el lanzamiento simbólico de la zafra lanera 2015, con la presencia de autoridades nacionales y departamentales. Industria, productores y autoridades mostrarán sus puntos de vista sobre un sector que apuesta a crecer.
La producción de corderos caerá nuevamente respecto al año anterior, porque se encarneraron menos ovejas y los resultados de las primeras ecografías no son los mejores porque muestran un menor número de mellizos. “Hubo menos porcentaje de mellizos debido a la sequía, porque pasamos de un exceso de agua a una sequía. Eso demuestra que hay que trabajar diferente”, afirmó Gambetta. Es que, si en esos momentos de sequía “las ovejas hubieran recibido algún alimento proteico, se hubiera logrado mayor gestación de mellizos en esta zafra”.
El presidente del SUL dijo que es a nivel de las empresas donde hay que tomar las decisiones para que las ovejas brinden los resultados que los productores esperan, para que así se puedan aprovechar los buenos valores que hoy tiene el rubro ovino, así como las oportunidades que ofrecerán los nuevos mercados.
Entre el mayor grado de tecnificación que promueve el SUL, figura un incremento de la capacitación de los productores ovejeros uruguayos, pero también implica trabajar con bretes portátiles -como se hace en Nueva Zelanda- y apostar a otro tipo de alimentación que el grueso de los productores no están acostumbrados a manejar; hay algunos productores de punta que muestran que transitar ese camino es posible.
“Hay que replicar las experiencias exitosas y promover un fuerte cambio en la cultura ovina”, porque el marco en que se mueve hoy el sector “es diferente al que existía hace 15 o 20 años”, destacó Gambetta.

CLIMA.

Puntualmente el exceso de lluvia sigue castigando a los ovinos que se defienden mejor con clima seco. La lluvia le pegó fuerte a las esquilas pre parto -destinadas a que la oveja coma más y mejore su condición corporal- que en la mayoría de los casos debieron ser suspendidas.
A la vez, las lluvias generaron una intensa mortandad por encima de los niveles normales en ovejas que estaban pariendo en forma anticipada.
Pero, las lluvias también tienen un lado positivo sobre las pasturas que mejoraron muchísimo, tanto en volumen como en calidad. “Las ovejas que no parieron -el grueso de las pariciones se registran el mes que viene- y que están transitando por el último tercio de la gestación, van a tener mucho verde. Lograrán una buena producción de leche y eso asegurará la supervivencia de los corderos”, explicó el presidente del SUL.
Entre las restricciones están el abigeato y la presión de los predadores.

Rurales EL PAIS