Ovinos

Nuevo campo del SUL será para validar más tecnologías

La institución sumó otro predio para apoyar al rubro ovino.

Imagen DSC_0356

Anuncios. Alejandro Gambetta y Javier Otero informaron los desafíos que tiene el SUL a futuro. Foto: Gabriel Becco.

Pablo Antúnez.
El Secretariado Uruguayo de Lana (SUL) aspira a desarrollar un centro de validación de tecnología para el sector ovino en Salto, tras la adquisición de un nuevo campo experimental, diferenciándolo del predio de Cerro Colorado (Campo Experimental “Dr. Alberto Gallinal”), donde hoy se apunta a la investigación y la transferencia de tecnología.
Así lo confirmó a El País el presidente del SUL, Alejandro Gambetta, en el marco de la jornada anual con la prensa especializada, donde además se informó de las actividades conmemorativas de los 50 años de la institución en 2016.
Gambetta aclaró que el predio recientemente adquirido en Salto -tras la venta de la antigua sede en Montevideo- “va a ser un campo para validar tecnología, transferirla y capacitar productores, profesionales, estudiantes y operarios rurales”.
La institución creada y solventada por los propios productores pretende que ambos campos “se transformen en centros de referencia tecnológica para la producción nacional, obviamente con énfasis en la producción ovina”.
La meta del SUL es concretar acuerdos con otras instituciones, para conseguir “un polo de desarrollo tecnológico también para la producción bovina porque tenemos en el país ganadero las ovejas y las vacas pastando juntas”.
Gambetta explicó que el SUL ya está trabajando con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), Instituto Plan Agropecuario y la Universidad de la República, “vamos a desarrollar predios referentes tanto en el sur como en el norte del país. Ese es el objetivo central”.
Pero los tiempos cambian y en Uruguay, al igual que otros países, falta mano de obra especializada para el trabajo con ovinos. Por eso, desde el SUL se impulsa “una nueva forma de trabajar con el ovino. Se trabaja con motos, con perros ovejeros, con animales de guarda como perros Marema, llamas y burros. Se utilizan bretes portátiles y toda una serie de tecnologías que facilitan el manejo del ovino y que hacen que el productor o el operario puedan trabajar más cómodamente y puedan tener mejores resultados”. El rubro ovino está con perspectivas interesantes, tanto en lanas como en carne y quiere volver a crecer.

Exporta US$ 400 millones al año

El rubro ovino cuenta con 15.000 productores, factura US$ 400 millones anuales y continúa siendo muy importante por más que el stock haya caído en el ejercicio pasado. El futuro es promisorio y los nuevos mercados darán el impulso para crecer.

Rurales EL PAIS