Ovinos

Mayoría de los comentarios son favorables para Uruguay

MAvanza habilitación de carne ovina con hueso en EE.UU.

ovinos corral

Pablo Antúnez

El ingreso de carne ovina uruguaya con hueso al mercado de Estados Unidos está cada vez más cerca y se sigue trabajando apuntando a destrabar la entrada en Canadá, Unión Europea y en México, un mercado clave porque también hay demanda por ovinos adultos y ya no sólo por corderos. En todos esos destinos, ya se está pudiendo entrar con cortes desosados. Entrar con hueso en esos mercados, le permitirá Uruguay no ser rehén de Brasil y China.

Tras la publicación de la normativa preliminar en el Registro Federal anunciando la postura favorable para el ingreso de carne ovina uruguaya con hueso, el período para recibir comentarios ya está cerrado (60 días). Fueron 13 los comentarios recibidos y de ellos, hay 9 que son favorables al ingreso de Uruguay, incluido el de la Asociación de Importadores de Carne de Estados Unidos (Maica por sus siglas en inglés). De los otros, uno se repite y hay cuestionamientos de las Asociaciones de Criadores de Ovinos de Estados Unidos.

Ahora serán las autoridades del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) las que deberán determinar si contestan o no esos comentarios negativos que incluso cuestionan los procedimientos internos. “Continuamos manteniendo el optimismo, pero habrá que esperar la publicación de la norma definitiva” en el Registro Federal, último paso para la habilitación del mercado que ya conoce los corderos uruguayos, confirmó a El País el asesor del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) y delegado de Uruguay por el sector privado ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), Jorge Bonino. Esta semana se realizó una reunión entre las autoridades del SUL y las autoridades sanitarias uruguayas, para continuar avanzando en el mecanismo de habilitación de nuevos compartimentos, una vez confirmada la habilitación desde Estados Unidos.

TRABAJO. Uruguay no perdió tiempo y en la interna siguió trabajando en silencio para liberar, a futuro, la instalación “de cinco o seis compartimentos ovinos con alta bioseguridad que puedan aportar entre 10.000 y 15.000 corderos”, explicó Bonino. Hoy sólo existe el compartimento ovino instalado por el Secretariado Uruguayo de la Lana en Cerro Colorado, donde también trabajan INIA e INAC, entre otras instituciones.

Esos cinco o seis compartimentos futuros, incluso aprovechando los puentes verdes que deja la agricultura granelera en zonas donde hace rato no hay ni un sólo vacuno, aportarían los animales para las primeras inserciones en el mercado.

Frigorífico “San Jacinto” fue el precursor en el ingreso de corderos uruguayos desosados en Estados Unidos y lleva varias faenas de animales procedentes del compartimento ovino del SUL, con un mecanismo controlado y auditado por el MGAP que está bien probado. Sin embargo, Bonino recordó que también hay otros frigoríficos que están habilitados para entrar con carne ovina en Estados Unidos, por lo que, la oferta de corderos podría crecer más.

Claro está que la instalación de nuevos compartimentos se justificará en la medida en que el precio de venta de la carne con hueso lo justifique, porque instalar esta herramienta sanitaria, una innovación de Uruguay en el sector ovino, tiene otros costos. Según Bonino, con algunas mejoras a los precios actuales “ya serviría”.

El técnico auguró que “si los precios acompañan, va a ser otro mercado y los corderos que hoy están nacidos van a tener la posibilidad de entrar también a Estados Unidos. No hemos dejado de trabajar afinando el sistema”, aclaró Bonino. La herramienta del compartimento ovino impulsada por Uruguay cuenta con el aval de la OIE e incluso fue auditada por el entonces presidente del Código Zoosanitario, el experto Alex Thierman.

Rurales EL PAIS