Ovinos

Las majadas se preparan para nueva encarnerada

La oveja se defiende mejor con clima seco como el actual

Expo Ovina Paso de los Toros 2016. Foto Rurales – El País.

El clima seco viene ayudando a la oveja. En todo el país, las majadas “están en buen estado, hay bastante comida y, eso hace que el ovino “esté notable”, afirmó a El País el Dr. Jorge Bonino Morlán, asesor privado, ex técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana y delegado por Uruguay, representando al sector privado, ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Los productores están apostando fuerte a encarnerar la mayor cantidad de ovejas y borregas posible, van armando sus majadas y clasificándolas para dejarlas listas para la encarnerada de marzo. A su vez, se viene la zafra de carneros y las cabañas preparan sus reproductores para los distintos remates.

Bonino aseguró que “se puede ver en todas las razas que los carneros están en muy buen estado y van a salir a la venta con controles de calidad, como es el tatuaje de Mejoramiento Ovino y el doble tatuaje”, así como con “certificados de garantía sanitaria y reproductiva por veterinarios”. El asesor sostiene que como en años anteriores, “habrá una oferta para contemplar todos los gustos en todas las razas”.

El rubro ovino intenta revertir la caída que enfrentó en años anteriores y quiere aprovechar las oportunidades de mercado para mejorar los precios y devolverle al productor el optimismo y las ganas de confiar en la oveja.

“Los precios de la lana son atractivos, especialmente en el segmento de lanas finas y en carne ovina los valores son buenos, con mercados como Brasil y China que demandan más carne con hueso”, recordó Bonino. Pero la mayor expectativa está centrada en Estados Unidos, donde ya se hicieron dos embarques de carne con hueso que registraron valores muy atractivos para el productor.

En Estados Unidos hay oportunidades para crecer a través de los corderos que se engordarán en los compartimentos ovinos bajo condiciones especiales y Uruguay ya está transitando el camino de las certificaciones para lograr mayores precios.

Objetividad. A su vez, las cabañas cada vez más apuestan a los Datos Esperados de Progenie (EPDs), valores objetivos que permiten saber con exactitud qué características imprimirá el carnero a su descendencia. “Los datos de EPDs junto con las certificaciones veterinarias y con los controles de calidad subjetivos, le dan la opción a los productores de adquirir un buen reproductor y aumentar la productividad de su majada”.

Pero no se podrá aumentar la productividad sin una buena sanidad. En ese sentido, Bonino recomendó estar atento a las parasitosis internas, sobre todo al emoncus (gusano), porque con alguna lluvia y el calor aparece.

Exhortó a proteger las majadas contra la Clostridiosis utilizando vacunas con los animales que se vayan a encarnerar y a los que se les vaya a mejorar la alimentación. El otro paso es “inmunizar bien las recrías que entrarán a los mejoramientos de otoño”, destacó.

No menos importante es el control del pietin, una enfermedad podal que complica las majadas generando bicheras.
“Hay que aprovechar el tiempo seco para revisar patas y eliminar todos los animales enfermos o portadores de pietin para poder combatir la enfermedad, que es controlable y erradicable”, destacó el asesor privado.

Advirtió que en la época de destetes “puede surgir algún problemita de estigma contagioso que hay que agarrarlo a tiempo y hay que curarlo enseguida para que no termine en una bichera”, lo mismo pasa con los ecto parásitos en la majada.

Rurales EL PAIS