Ovinos

Lanzan indicador climático para salvar corderos en esta parición

Se suma a paquete de medidas de manejo que buscan elevar el stock .

A flock of Rambouillet sheep walks alongside Interstate 395 at the Cunningham Ranch, in Oregon, Wednesday, May 30, 2007. Their wool is used for the production of apparel and blankets made by Pendleton Woolen Mills. Photographer: Stephen Hilger/Bloomberg News. PENDLETON SHEEP

Pablo Antúnez

Las majadas uruguayas logran porcentajes de preñez de 100% y el cuello de botella radica en que apenas se cosecha el 72% de los corderos producidos por esos vientres servidos.

De los corderos que mueren en el primer mes de vida, el 62% se pierde dentro de las primeras 72 horas de nacido, principalmente por hipotermia, agotamiento, inanición y otros problemas. Teniendo en cuenta esas cifras, la atención del pre-parto de las majadas y la parición, son clave para poder incrementar la cantidad de corderos y las existencias ovinas.

La nueva herramienta que tendrá disponible el productor en esta zafra es el “índice para el riesgo de sobrevivencia de corderos” que estará disponible en las páginas web del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (inia.uy), Secretariado Uruguayo de la Lana (sul.org.uy), Facultad de Agronomía (fagro.edu.uy) y Facultad de Veterinaria (fvet.edu.uy). Se trata de un indicador climático que recoge variables como temperatura de superficie, velocidad del viento y lluvias, las que plasmadas en un mapa, posibilitarán al usuario, a través de un rango de colores, saber con qué clima se enfrentará su majada dentro de 24, 48 y 72 horas.

Indicadores climáticos de este tipo ya son utilizados con éxito en Australia y otros países donde la oveja tiene un sitial de privilegio dentro de la producción agropecuaria.

Ayer, en la sede del Secretariado Uruguayo de la Lana, los técnicos de esa institución, de la Facultad de Agronomía y Veterinaria e Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, mostraron el potencial de esta herramienta y explicaron cómo funciona.

Bajas temperaturas, fuertes vientos y exceso de lluvias fueron las causas de la mortandad de 60.000 corderos -según un relevamiento del SUL- entre el 13 y el 20 de septiembre de 2013, en el norte del país. El cordero recién nacido es muy vulnerable frente a estos fenómenos climáticos, explicaron los técnicos.

PRE PARTO. Para el jefe del Departamento de Tecnología del SUL, Adolfo Casaretto, el pre-parto es definitivo en los resultados que se pueden obtener al momento de señalar los corderos, cuando se destetan de sus madres.

“La oveja que llega con buena condición corporal al último tercio de gestación (a los últimos 45 días) previos al parto, nos está asegurando un buen peso de su cordero en su vientre y esto aumenta notoriamente las tasas de sobrevivencia”, afirmó el veterinario.

Es que los cuidados que el productor tenga al momento de la parición ayudarán a disminuir la tasa de mortalidad.

“La habilitad del recorredor, la frecuencia de las recorridas, la asistencia en el momento oportuno o al parto (ni temprana, ni tardía) son determinantes, pero para que eso suceda con efectividad, deberíamos haber tenido una ecografía que nos dijera cuáles son las ovejas gestante de mellizos y cuáles las que gestan un único cordero”, explicó.

Otra de las recomendaciones fundamentales de Casaretto es “no manejar la parición como un lote único. Hay sublotes que aseguran el manejo de precisión”.

La majada está conformada por borregas de primera encarnerada, ovejas más viejas, flacas, gordas o gestantes de corderos únicos o mellizos. “Esto hace un sub-universo que si le podemos dar atención especial, acorde con su sensibilidad, nos va a ir mejor”, explicó el jefe del Departamento de Tecnología del SUL.

Rurales EL PAIS