Ovinos

Habrá menor parición de mellizos según ecografías

Majada enfrenta fase crítica de gestación durante la sequía.

Ganado Ovino

Mellizos. El clima en la encarnerada no ayudó para lograr una multiovulación en la majada. Foto: Ariel Colmegna

 

Pablo Antúnez. 
Las primeras ecografías en ovinos están mostrando un menor porcentaje de corderos, con una caída inferior en las ovejas que están gestando un solo feto y porcentajes mayores en los vientres que tienen mellizos.
“En vientres gestando mellizos hay entre 8 y 10 puntos menos que el año pasado. Era bastante previsible y entendible por la falta de verde que hubo en la encarnerada. La super-ovulación está relacionada con la proteína durante la encarnerada y si bien las majadas se acomodaron faltó el verde”, explicó a El País el jefe del área de Transferencia de Tecnología del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Adolfo Casaretto.
En la majada se registran algunas pariciones, pero son en forma aislada. La majada ya parió en otoño y ahora parirá en agosto.
La situación para el ovino es buena, según afirmó el profesional. “El estado de las majadas es muy bueno, los problemas de parasitosis son menores, tanto las que son parasitosis internas como en afecciones podales”, aseguró Casaretto.
El clima acompañó bastante a la oveja, que se defiende mejor cuando está seco. “En el norte de Salto y Artigas hubo un clima más llovedor, en la parte media del país fue algo más seco, pero bastante normal, y en el sur, la situación es bastante compleja por la falta de verde y todo lo que conocemos en la zona que comprende la emergencia agropecuaria”, admitió el experto del SUL.
Lo que preocupa a productores y técnicos no es la situación actual que es altamente favorable, sino “el riesgo de lo que puede pasar en la medida que en la segunda quincena del presente mes, comienza a transcurrir el último tercio de gestación y la lactancia”. Si las condiciones se mantienen tan difíciles desde el punto de vista forrajero, será muy complicado.
Casaretto recordó la reciliencia -la capacidad de adaptación de la oveja a esta situación de falta de lluvias-, así que sostuvo que desde “el punto de vista productivo estamos muy esperanzados en tener un año de buena señalada”.
En 2014 hubo menos corderos respecto a 2013. El problema no fue tanto la menor señalada, sino la mortandad de las recrías, porque “un verano donde desde la parición al destete llovió mucho y que en el posdestete -enero y febrero-, fue muy inhóspito por el exceso de lluvias. El porcentaje de mortandad fue mayor al habitual. Este año vamos a ver si señalamos bien”, dijo el jefe del Departamento de Transferencia de Tecnología del SUL. El menor porcentaje de corderos puede hacer valorizar más el producto a futuro.

Hay mayor entusiasmo

Los precios de las lanas finas, sumados a los buenos valores para las finuras medias (tipo Corriedale), así como la firmeza de la carne ovina, genera un ambiente de entusiasmo para que los productores cuiden más sus ovejas y apunten a retener la mayor cantidad de vientres posible, para que suba el stock.

Rurales EL PAIS