Expo Prado / Ovinos

Estados Unidos habilitó el ingreso de carne ovina con hueso

Criadores de todas las razas de ovinos crean consorcio de la carne.

Alto impacto. La noticia generó entusiasmo ayer en Expo Prado. Foto: Ariel Colmegna.

Tras la apertura de Estados Unidos para la carne ovina uruguaya con hueso, todas las razas de la especie dedicadas a la producción carnicera decidieron crear el Consorcio Agro industrial de la Carne Ovina, buscando unir a toda la cadena para poder producir “carne eficiente y de calidad”.

En esta figura está el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU) y el Instituto Nacional de Carnes (INAC), junto con los criadores y la industria frigorífica. El lanzamiento ser hará mañana miércoles en el marco de la Expo Prado.

¿Por qué no podemos competir con los productores de Oceanía?, se preguntó Diego Ricetto, presidente de la Sociedad Criadores de Texel. “Podemos producir el mismo producto sin problemas”, afirmó el criador. El consorcio apunta a conseguir mayor volumen de ovejas para que en un futuro se puedan destetar mayor número de corderos, pero de alta calidad.

“La meta es incrementar la cantidad de ovejas y no pensar tanto en los corderos. No pensemos que Uruguay no pueda volver a tener más de 20 millones de ovejas, tenemos todo para poder volver a tener más ovinos”, afirmó Ricetto.

Paso adelante. A su vez, el delegado de la Asociación Rural del Uruguay en la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), Jorge Bonino Morlán, definió como “un gran logro, fruto de la integración público privada” el nuevo logro en Estados Unidos.

La figura del compartimento de alta bioseguridad también está siendo avalada por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) para la exportación de genética bovina.

“No sólo es el reconocimiento a un status sanitario que salpica en la figura del compartimento bovino y en el concepto que el mundo tiene sobre Uruguay, en el sentido de que su status sanitario es de confianza, es claro, transparente y permite ingresar a mercados. Esto no tengo duda que va a repercutir en la apertura de México, en otros países de la región y en la Unión Europea”, que es donde se juega el gran partido de la carne ovina con hueso, afirmó Bonino.

El delegado de Uruguay en la OIE destacó el apoyo de Frigorífico “San Jacinto” que ya está exportando carne ovina a Estados Unidos. “La industria tiene que comenzar a hacer las gestiones para presentar este producto, mostrar su cualidades y hacer buenos negocios”. La idea es que esos negocios posibiliten mostrar que es rentable instalar más compartimentos ovinos de alta bioseguridad en Uruguay.

En la segunda fase, que ya está armada, la meta de Uruguay es instalar cinco o seis compartimentos ovinos, siempre auditados y certificados por las autoridades sanitarias del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, para poder contar con 15.000 o 20.000 corderos que sería el volumen que precisaría la industria para explorar el mercado estadounidense en esta primera etapa.

“Una vez que los negocios se concreten y que los precios lo permitan, se abrirá una segunda etapa para que el productor, cumpliendo las normas, pueda aprovechar esta ventaja, con el gran objetivo que en algún momento, Uruguay sea todo un compartimento ovino de alta bioseguridad”, afirmó Bonino.

El potencial está en aprovechar los puentes verdes que se hacen en la agricultura entre dos cultivos de granos, para poder engordar corderos.

Oportunidad. Para el CEO de Marfrig Cono Sur, Marcelo Secco, “todavía es prematuro hablar de oportunidades de valorización de la carne ovina con hueso uruguaya en Estados Unidos”. El ejecutivo destacó que “hay interés porque Uruguay tiene líneas de trabajo para diferenciar producto a través de sus sistemas de producción”.

Secco consideró que la apertura de Estado Unidos para ovinos con hueso “es una muy buena señal para algunos cortes”, pero consideró que “hay que esperar a rodar los negocios” y conocer “el grado de libertad para vender, compatibilizando las condiciones de acceso”.

Si bien la meta es valorizar la carne y Uruguay lo podrá hacer destacando algunos atributos y certificándolos, la industria sabe que el gran partido de la carne con hueso se juega a nivel de la Unión Europea. Para el CEO de Marfrig, la diferenciación de la carne ovina uruguaya será fundamental para poder competir con el cordero neocelandéz.

“Estados Unidos presenta oportunidades para vender carcasas livianas” y así lo hace Marfrig con el cordero chileno patagónico, que lleva “todo un mensaje” por ser producido en esas tierras, reconoció Secco.

Falta habilitar más plantas frigoríficas exportadoras y en ese caso se podría lograr la refrendación de plantas que ya están habilitadas y operativas para exportar carne bovina desosada a Estados Unidos.

A su vez, el presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Pablo Zerbino, es una buena noticia para todo el sector agropecuario uruguayo, porque la negociación llevó 12 años. “Es un premio a la innovación” y Uruguay debe apuntar a eso, a “mostrar al mundo cómo se produce”.

Rurales EL PAIS