Ovinos

Entregan 34 reproductores Merino Ultrafino en Glencoe

Consorcio beneficiará más pequeños productores este año

Merino. Foto: Crilu

Merino. Foto: Crilu

Pablo Antúnez

El Consorcio Regional de Innovación en Lanas Ultra Finas del Uruguay (Crilu) que impulsa la Sociedad de Criadores de Merino Australiano del Uruguay, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y la industria textil, entrega hoy en Tacuarembó 34 carneros a 42 productores. La entrega se hará en la Séptima Jornada de distribución de reproductores, pero también se presentarán resultados de las distintas investigaciones realizadas y se firmará un convenio entre el Instituto Plan Agropecuario y el INIA.

Según dijo a El País la Dra. Zully Ramos, investigadora del Crilu, “son animales que tienen un diámetro de lana cercano a las 15 micras, muy buen desarrollo y cuentan con información objetiva como lo son los Datos Esperados de Progenie (Deps)”. Esos datos, aseguran que sus descendientes transmitirán las mismas características que los padres.

Entre los productores beneficiarios hay integrantes del consorcio (consorciados) y otros que se beneficiarán a través de un convenio de responsabilidad social que el Crilu tiene con Central Lanera Uruguaya (CLU). A partir de 2013 se vienen entregando cada año 10 reproductores que van a manos de productores familiares. Además de eso, el Crilu lleva reproductores a remate en el marco del Día del Merino (en Salto) y se realizan licitaciones internas entre los consorciados.

Convenio. En cuanto al acuardo que se firmará con el Instituto Plan Agropecuario, tendrá iguales características que el que está vigente con la CLU. “El Crilu entregará los carneros al Plan Agropecuario y este los distribuirá a productores familiares”, confirmó Ramos. A su vez, a nivel interno, el Crilu está haciendo “una consulta a los productores para ver qué están priorizando para los siguientes años en cuanto a orientación genética y qué están demandando de las instituciones. Teniendo en cuenta eso, más lo que nosotros creemos que puede ser positivo investigar, con toda esa información veremos cuáles son los próximos pasos, pero siempre teniendo en cuenta lo que los productores piden”, explicó la investigadora.

El Crilu comenzó a funcionar en 2011 y con las lanas producidas hasta 2013 se hizo una experiencia donde se evaluó la performance industrial de esas lanas. En ese marco se elaboraron prendas de alta calidad que ingresaron al circuito de alta moda europea. Los buzos se elaboraron con las lanas de Glencoe, de los consorciados y de productores que tienen lanas de esas características que están fuera del consorcio. La experiencia fue exitosa y las prendas llegaron a costar entre US$ 250 y US$ 300.

Con las siguientes zafras se hizo una licitación donde participaron las cuatro industrias textil lanera. El núcleo de lanas de Glencoe, un lote de casi 10.000 kilos, se vendió en licitación que ganó Central Lanera Uruguaya que ofreció US$ 9,10 por kilo. El 90% de la lana se pagó a US$ 90,10.

Rurales EL PAIS