Ovinos

En el basalto la majada comenzó con la parición

Productores esperan buena sobrevivencia de los corderos.

Ganado Ovino

Ovinos. El País.

Pablo Antúnez.

Las esquilas pre parto ya están finalizadas, pese a los atrasos generados por las lluvias y en el norte, en algunos casos, la majada ya comenzó a parir.

Las ecografías mostraron menores porcentajes de mellizos comparando los datos con los del año pasado, pero la majada se preñó bien.

El exceso de agua que se registró en abril complicó la evolución corporal de la oveja, pero a medida que se recuperó la temperatura en julio y lo que va de agosto, con la ayuda de los campos que rebrotaron, los vientres recuperaron estado y en los casos en que no comenzaron a parir, transitan por el último tercio de gestación.

“Las precipitaciones provocaron un corrimiento de las esquilas pre parto y eso no fue bueno, porque el efecto de la esquila pre parto es que la oveja aumente el consumo y de un peso al nacer del cordero mayor. Ese efecto, en muchos casos no se dio y quedamos medio jugados a cómo será el clima ahora en la parición, porque seguramente haya corderos de menor peso en algunos casos”, explicó a El País el técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Marcelo Grattarola.

Este especialista recordó que de Artigas a Paysandú —en parte de la zona de basalto que es donde hay más ovinos— “los productores adelantaron los servicios y la majada está pariendo”. Antes los servicios se hacían en torno al 5 o 10 de abril, ahora se están haciendo entre el 15 y el 20 de marzo, porque “estos campos rebrotan temprano y el preparto se hace con buena cantidad de verde. La otra ventaja es que llegamos al destete con un cordero más grande”.

Grattarola reconoció que las fechas de encarnerada antes citadas no se pueden aplicar en todos los casos, porque “en caso de que la carga ovina sea muy alta hay menos cantidad de pasto, la oveja selecciona menos y no podemos adelantar mucho el servicio”. Por eso recomendó que “un servicio con una carga relativa mayor, sería mejor hacerlo en torno al 1 o 10 de abril”.

Desde el Secretariado Uruguayo de la Lana se espera una parición sin temporales, con temperaturas templadas. “Las majadas están con buena condición corporal y esto podría dar un indicio de que la sobrevivencia de corderos podría ser relativamente alta, cosa que es muy importante para la recuperación del stock”, recordó Grattarola en su análisis.

El técnico mencionó como un paso importante el hecho de mantener “un monitoreo constante de las parasitosis internas, porque debido a estos veranillos hay escaladas parasitarias que se dan a principio de primavera y en general se recomienda una toma pre parto para que la majada llegue a parir libre de parásitos”. A su vez recomendó otra toma al momento de la señalada “por el alza de lactación que hace la oveja a las 6 y 8 semanas de paridas”. Los buenos vientos que soplan hoy para el rubro ovino hacen pensar en una rápida respuesta del stock.

Rurales EL PAIS