Caballos / Otros

El reconocimiento de los “criollistas” a Horacio Castells Montes

Nada más merecido que ponerle a una Marcha Funcional de Criadores de Caballos Criollos el nombre de Horacio Castells Montes.

 

CON INVASOR OO5

Horacio Castells con Willy Lockhart

 

Su Cabaña, La Lucila, comenzó a criar Criollos en el año 1978 y a medida que fue creciendo su familia, se agrandó el equipo que, sin excepciones, de a poco se involucró en el entorno  del caballo.

Horacio, desde que se inició en la cría de Criollos, buscó incesante e incansablemente  la funcionalidad en sus caballos y así lo demuestra  la orientación que dio a su cabaña, principalmente en rienda y resistencia.

Inició su cría con yeguas de Héctor Bove y Morelli Souza, incorporando posteriormente yeguas de Alberto Gallinal y Julio Ponce de León.

Estos dos últimos, reconocidos criadores,  fueron además de sus amigos, referentes y consejeros que lo ayudaron en sus primeros pasos en la presión de selección que fue realizando a través del tiempo.

Más adelante, ya acompañado de su hijo Horacito, que aportó según palabras del propio Horacio ¨ su gran conocimiento de la función del caballo¨, incorporaron sangre de La Invernada y así fueron concretando un cruzamiento exitoso, con Sangres de Gallinal y La Invernada, que tantos resultados le dio a la Cabaña, permitiéndoles obtener animales propios de excelente calidad.

Llegó un punto en la presión de selección que realizó Horacio, que solo incorporaba a su manada yeguas que habían estado en la punta de las competencias marcheras.

Era tal el entusiasmo que contagiaba con sus convicciones sobre la funcionalidad, que hasta yo presenté dos padrillos, uno en la Marcha de Colonia (1992) y otro que presentamos en una marcha en Minas, que preparamos juntos y que fue segundo en la clasificación general; cualquier sistema de participación en funcionalidad le servía.

Si bien acá estamos hablando de marchas, creo que merece una mención especial el hecho de que, siempre en el ámbito de la resistencia, Horacio y el Equipo de La Lucila fueron precursores no solo en el enduro de criollos sino en enduros FEI en los cuales participaron activamente, incluso  concurriendo a tres Campeonatos Panamericanos y dos Campeonatos Mundiales.

Afortunadamente pienso que a sus hijos les inculcó con el ejemplo, la pasión y el respeto por los caballos, la eficacia del trabajo en equipo y que heredaron,  además de sus condiciones personales, un material genético invalorable que deseo fervientemente continúen desarrollando en homenaje a su trayectoria.

 

Willy Lockhart (recogido del catálogo de la Marcha Funcional que se realiza en Salto)

Rurales EL PAIS