Negocios

Se dificulta la exportación de ganado lechero a China

Uruguay quedó caro por sus precios y suba del costo país.

Puerto de Montevideo

Embarque. Es probable que cierre 2015 sin que Uruguay pueda exportar ganado en pie a China. Foto: Francisco Flores

 

Pablo Antúnez
Los importadores de China mantienen el interés por las terneras Holando de entre siete y 14 meses, criadas y nacidas en Uruguay, pero la suba del precio de la reposición y principalmente el incremento de los costos, continúan haciendo inviables los negocios para las empresas uruguayas.
En el primer semestre de 2015 no se concretó ningún negocio desde Uruguay y los importadores estiman que, si todo continúa como hasta ahora, será difícil poder vender ganado en pie a China durante el segundo semestre.
El mercado chino para la genética bovina lechera y carnicera quedó habilitado en 2009 y desde entonces, siempre y cuando los precios lo permiten, Uruguay se convirtió en un fuerte exportador de vacunos en pie hacia ese destino.
Hoy, además de los costos, la caída del precio de los lácteos en el mercado mundial, con un valor para la leche en polvo -tanto entera como descremada- que quedó a poco más de US$ 1.800 por tonelada, complican más el desarrollo de la lechería mundial.
En los últimos años el gobierno chino apuntó a productos seguros para sus consumidores, luego de los problemas de contaminación que padeció la población, castigando la credibilidad de los lácteos en un país que consume cada vez más proteínas. Eso hace que se impulse el desarrollo de más mega tambos en China.
Hoy las empresas importadoras de ganado lechero están importando terneras desde Australia, por lo que Uruguay pasó a ser su segunda o tercera opción de negocios: entre otros abastecedores también se encuentran Nueva Zelanda y Chile. Entre estos, Chile viene ganando bastante terreno, aunque no tiene demasiado volumen de ganado para exportar.
En momentos en donde la demanda se reduce tanto como ahora, Uruguay deja de ser competitivo por sus precios. “A fines de 2014 quedamos muy caros. El precio de las terneras Holando en el mercado interno subió bastante y los costos locales para hacer los embarques son los más altos de todos los países exportadores de ganado en pie. Todo eso hace que disminuya la posibilidad de concretar negocios respecto a otros competidores”, aseguró ayer a El País el exportador Federico Di Santi de la firma Di Santi Romualdo.
Hasta ahora, salvo en 2013, la exportación de genética uruguaya viva hacia el gigante asiático fue bastante fluida. El año más flojo fue 2013 donde hubo un cambio de las autoridades sanitarias en China y ese país dejó de emitir permisos de importación durante varios meses. Posteriormente, Uruguay quedó caro y momentáneamente fuera de mercado.
Para beneficio de los productores, pero a veces en contra de ellos, el año pasado el precio de las terneras Holando subió entre 60% y 70%, confirmó Di Santi a El País. La em-presa comenzó 2014 pagando entre US$ 550 y US$ 600 por cabeza, pero el año cerró con valores de entre US$ 900 y US$ 1.000 por ternera.
Mientras tanto, Uruguay continúa negociando una flexibilización del protocolo sanitario vigente para la colocación de ganado en pie hacia China, buscando facilitar los negocios.

Rurales EL PAIS