Movilizaciones en el agro

Movilizaciones no paran: preparan el encuentro del martes 23 en Durazno

Los representantes de los productores “autoconvocados” que organizan la reunión del día 23 en Durazno se reunirán en la mañana de hoy martes en esa ciudad para determinar en qué lugar se hará el encuentro, porque creen que las opciones que se habían analizado en un primer momento no alcanzarían para albergar a toda la concurrencia que se espera, dijo a El País Marcelo Nougué, un ingeniero agrónomo de Paysandú que estuvo entre los organizadores de la reunión en la capital sanducera que dio origen al movimiento y que es uno de sus voceros.

Nougué no espera mucho de la reunión que el presidente Tabaré Vázquez mantuvo ayer al caer la tarde con varias gremiales agropecuarias (no fue la Federación Rural al encuentro, ver nota aparte). “Aparece como positivo que se den señales de diálogo pero en cuanto a expectativas son pocas, porque si hasta ahora no había habido propuestas o soluciones de fondo a la crisis que se está planteando, hoy es difícil que de un día para otro aparezcan”, comentó.

Los organizadores quieren llegar a la reunión con un documento y una plataforma reivindicativa de medidas paliativas inmediatas. “Se han tirado muchas posibles medidas. Vamos a tratar de tener una plataforma abarcativa porque el problema ya no es del agro sino del interior, del comercio y de la agroindustria. Ojalá vayan todos los políticos de todo el país, de todo el país, a escuchar, pensar y proponer”, dijo Nougué.

“Uruguay montó un Estado en base a una soja a US$ 500 por tonelada, a una leche a 45 centavos al productor y una carne a US$ 4. Esos precios cayeron y el Estado no se pudo acomodar. Hoy la situación es de un alto costo en general del Estado, que no acompaña la realidad del sector productivo”, opinó. “La lechería es el sector que más ruido ha hecho porque han cerrado 500 tambos en los últimos tiempos. Un sector que era orgullo del agro uruguayo de 2014 a 2016 bajó los niveles de producción y la mano de obra que contrató. El arroz y la lechería son los que están arriba del tapete porque son los que usan más insumos y energía. La agricultura no está así porque el año pasado fue muy bueno climáticamente, pero el productor de trigo siembra sabiendo que pierde plata y cuando siembra soja espera poder, a lo sumo, empatar. El año pasado Uruguay tuvo producción récord de soja y, sin embargo, a los productores no les quedó mucha plata en el bolsillo. No estamos frente a precios históricamente bajos y, sin embargo, las cuentas no cierran”, sostuvo.

Nougué mencionó como un ejemplo de la complicada situación de la agroindustria lo que está ocurriendo en Pili, la empresa láctea de Paysandú que está en dificultades.

El actual movimiento se originó en una reunión realizada en Paysandú el 8 de enero.

Rurales EL PAIS