Lechería

Venezuela debe a Conaprole US$ 39 millones

Gobierno no asume responsabilidades.

Exportaciones.

Después de un año y medio del anuncio de una “bocanada de oxígeno” para el sector lácteo por parte del presidente Tabaré Vázquez luego de confirmar los negocios de 66 mil toneladas de lácteos a Venezuela,  la situación continúa sin un final y genera incertidumbre en industriales y productores.

Hoy, la única deuda que queda pendiente en el sector lechero, después de que Claldy, Pili y Calcar cobraran lo adeudado, es con Conaprole, afirmó Miguel Bidegain. El director de la cooperativa aseguró en Valor Agregado en Carve que quedaron el gobierno venezolano le debe a la industria con mayor remitentes del país US$ 39 millones por concepto de exportación de leche en polvo entera.

Debido a esto, explicó que el gobierno uruguayo otorgó un crédito a la cooperativa con dinero de dos entidades financieras con un plazo de pago de seis años, tres años en los cuales el Estado se hace cargo de los intereses y los restantes la cooperativa. Si Venezuela no paga el saldo en los próximos años, Conaprole deberá asumir la deuda.

“Hay una situación complicada (…) tenemos programas, proyectos y balances, por lo cual es una suma que distorsiona y más cuando te limita la capacidad de compromisos financieros futuros”, comentó el directivo de Conaprole. “Las esperanzas están pero el tiempo corre y pasa rápido, si surgiera un no pago evidentemente se suma una deuda importante para la cooperativa”, agregó.  

Vale recordar que el negocio surge porque Uruguay adelantó a Venezuela un pago por concepto de compra de petróleo y a partir de eso surgió el negocio por productos lácteos, en un momento que la lechería estaba muy complicada y con urgencias de encontrar una salida a la crisis.

Según Bidegain, el error fue que el dinero debía quedar depositado en Uruguay y en la medida que se exportaba a Venezuela las empresas iban cobrando del fideicomiso en el banco Bandes. “El error fue que Uruguay depositó el dinero en un banco chino y quedamos mirando la fiambrera”, finalizó.

Escuche a Miguel Bidegain:

Rurales EL PAIS