Lechería

Tamberos preocupados por pagos de Venezuela

Se demora el cobro y la industria lo trasladará al productor.

TAMBO  EN SAN JOSE, ORDEÑE, ORDEÑADORA, VACAS LECHERAS, RECORRIDA POR SEQUIA EN CAMPOS DEL DEPARTAMENTO DE SAN JOSE, ESCASEZ DE LLUVIAS, ND 20090102 - INES GUIMARAENS

Tambos. La lechería cierra un año muy complicado con costos de producción altos y precios bajos.

Pablo Antúnez.
Los productores de leche están muy preocupados por las demoras que se están generando en el cobro de los embarques de leche en polvo y quesos que se hicieron a Venezuela, en el marco del acuerdo por alimentos celebrado entre el gobierno de Tabaré Vázquez y Nicolás Maduro.
En el marco del negocio de 44.000 toneladas de leche en polvo, solamente se embarcaron 24 toneladas y se cobró el 10% de lo vendido. Son cuatro las empresas que participan: Conaprole aporta la leche en polvo, Calcar, Pili y Claldy los quesos. “Si no llega el dinero de Venezuela habrá una caída de precios al productor que será nefasta para el sector lechero”, advirtió el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Rodolfo Braga Carlini.
El gremialista reconoció que el negocio le brindaba a los tamberos una cierta tranquilidad, porque era avalado por el gobierno, “pero ahora el dinero no llega y no habrá capacidad en la industria instalada para trasladarle precios al productor que sostengan una mínima rentabilidad”. Hoy los tambos están produciendo a pérdida.
La lechería sigue viviendo un panorama complicado, en el marco de un año inusual con la combinación de una crisis climática y de caída de precios internacionales que se reflejó en los bolsillos del productor; a eso hay que sumarle el tipo de cambio que hizo subir los costos en dólares. Una prueba de las dificultades fue el aumento del descarte de vacas lecheras enviadas a faena, principalmente en julio y agosto -por más que los tambos siempre estén sacando vientres de baja producción o que llegaron al final de su etapa productiva-, luego el proceso volvió a los niveles históricos de descarte.
“No hay dudas que la lechería perdió vientres en producción este año”, admitió Braga, planteando cierta incertidumbre. El sector manejó históricamente entre 400.000 y 450.000 vacas.
Braga consideró que es probable que el crecimiento del envío de vacas de los tambos hacia los frigoríficos vuelva a darse este mes o en los próximos sesenta días.
“Son meses de muy poca producción, ya sea por efecto del calor, por llegar al final de las lactancias y muchas vacas también se secan por la parición de otoño. El productor va a estar muy apretado y no descartamos que se vuelvan a enviar muchas vacas a faena para hacer caja, porque el año para las cooperativas y las otras empresas, será muy difícil”, advirtió Braga.

NO AFLOJAR. Más allá de las dificultades, el presidente de la ANPL aseguró que los tamberos uruguayos “no pueden aflojar el acelerador en este momento” e insistió en que los tambos deben tratar de “maximizar los recursos, generar ahorros internos importantes para tener una ecuación económica apropiada y ni que hablar que los mercados y los precios son clave”.
Uruguay exporta el 70% de la leche que produce y es un tomador de precios. “Los precios internacionales están muy disminuidos y esperemos que haya señales de suba. Desde la ANPL vamos a estar haciendo las gestiones necesarias para que en lo interno, el costo del Uruguay incida lo menos posible en todo lo que hace a la producción”.

Rurales EL PAIS