Lechería

Tamberos piden línea de crédito especial para paliar emergencia

Taller de ANPL remarcó necesidad de una asistencia rápida.

Tambo  - Ganado vacuno

Lechería. Los costos suben por los altos usos de concentrados.

 

La situación de los tamberos se complica cada día más y el sector ya reclama a gritos una asistencia financiera para poder mantenerse produciendo. El clima y la caída de precios parecen haberse alineado para frenar el ritmo de crecimiento que venían mostrando los tambos uruguayos en los últimos años (se venía de un aumento en la producción de leche de 7% con la misma cantidad de vacas en ordeñe).
Si bien aún no está definido cuál será el instrumento financiero a usar, el ministro ya recibió el planteo del Instituto Nacional de la Leche -las gremiales representadas lo hicieron en ese ámbito- pidiendo la tan ansiada asistencia financiera.
Ayer, en el marco de un taller organizado por la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), donde se dividió a los productores en grupos, volvió a ponerse sobre la mesa la urgencia de contar con esa asistencia financiera, porque hay muchos pequeños productores que ya están con los números de sus empresas en rojo.
Según explicó a El País el presidente de la ANPL, Rodolfo Braga, los grupos de productores analizaron cuál sería el mejor sistema de financiamiento. Si bien no se llegó a un resultado final, sino que será la Comisión Directiva de la ANPL la que tendrá que trabajar sobre las propuestas, la coincidencia es que “el método de financiamiento no encajaría dentro de lo que fue el Fondo de Financiamiento de la Actividad Lechera (FFAL) -hubo dos fondos: 2003 y 2008- sino que más bien podría ser un crédito de la Corporación Nacional para el Desarrollo como el que se otorgó en 2008”, donde se manejaron dos años de gracia y cuatro años para el pago.
“Puede ser algo similar, no tiene por qué ser igual”, pero sobre todo el productor chico “ya está muy sentido”, aclaró Braga. En estos meses los tambos tienen un gasto mayor, porque siembran los verdeos y compran las reservas que solventarán la alimentación de las vacas durante el invierno. El problema es en muchos tambos, ya se consumió buena parte de las reservas que se usarían en el invierno, debido al déficit hídrico. Se terminó el pasto, no llueve, las vacas comen todos los días y los verdeos sembrados se perdieron (incluso en muchos casos los que pudieron ser resembrados).
“Hay leche que no está saliendo porque hubo un par de meses con el clima muy complicado y si a eso se le suma la baja del precio y la suba del dólar, hay muchos productores que están con sus números en rojo. La mayoría son productores chicos”, destacó Braga.
También comienzan a surgir algunos casos de tamberos de porte medio que están con una situación muy comprometida porque sus vacas perdieron condición corporal, los costos por el uso de concentrados proteicos y raciones subieron y por más que coman, esos animales no tendrán respuesta: no producirán leche. Venderlos hoy a precio de ruina, tampoco es la mejor solución.
El presidente del Inale, Ricardo De Izaguirre aseguró esta semana a El País que “el endeudamiento del sector no es grave” y agregó que una de las posibilidades de financiamiento, a largo plazo, es crear un fondo que permita disminuir los picos, tanto de alta como de baja de precios.” Recordó que Conaprole realizó un sistema de transferencia de resultados en los momentos en que la leche en polvo tenía muy buen valor, para aplicarlo en este momento adverso. La idea “no es sustituir esa herramienta, sino poder complementarla, no para tener un precio único y fijo”, si no para lograr “una banda de contención que permita a los productores atenuar los efectos de la variación de precios internacionales”, porque Uruguay exporta el 70% de la leche que produce. De Izaguirre consideró que la otra posibilidad “es instrumentar un crédito especial”. La industria láctea también está complicada, porque casi no exporta y la baja de los precios mundiales pesa mucho.

=

Rurales EL PAIS