Lechería

Tamberos de Salto plantean “triste” situación por baja de precio de leche

“Incertidumbre” por si Lactalis está haciendo todo para “cerrar”.

Fábrica  Indulacsa

Lactalis. La empresa bajó el precio al productor siete veces. Foto: Daniel Rojas.

 

Luis A. Pérez, Salto.

Unos 75 productores lecheros de este departamento que envían sus producciones a la planta de Lactalis -exIndulacsa-, plantearán hoy en un cabildo abierto a realizarse en San José entre representantes del sector de todo el país, la difícil situación a que han llegado, luego que la empresa le bajara el precio de la materia prima en los últimos días a $ 4,35 por litro.
El integrante de la gremial Sofrils, Gustavo Alonso, dijo a El País que la situación de unos 75 productores es “crítica” y que hace totalmente inviable mantener en funcionamiento los tambos ante la postura de la empresa Lactalis de aplicar en forma permanente la baja en los precios de la leche “y sin margen para negociaciones ante la intransigencia de su delegado”.
“Hemos sufrido siete bajas consecutivas desde mayo hasta ahora y nuestra producción en esta zona del país ha caído a valores de los que se pagan en el Sur en casi un 50% en medio de la insensibilidad de la empresa que juega con la desesperación de los tamberos”, dijo Alonso.
Hoy, en la localidad de Villa Rodríguez en el departamento de San José, las distintas gremiales del país estarán exponiendo sus problemáticas en un cabildo abierto al que concurrirán autoridades.
“A unos 70 productores a los que las cuentas ya no le cierran y les está ganando la desesperación en medio de la incertidumbre de si esta empresa no está haciendo todo lo posible para cerrar su actividad en el medio y jugando con la necesidad de la gente”, advirtió el directivo de Sofrils.
Estos 70 productores de Salto envían diariamente a la planta de capitales franceses Lactalis, un promedio de 500 litros diarios cada uno.
Alonso dijo que lo que están viviendo los tamberos remitentes a esta planta “es lamentable y triste”, acotando que hay productores que están pasando necesidades, “por no decir que no tienen para comer. Hemos sido testigos de que hay gente que cuando va a buscar el cheque sale lagrimeando porque no sabe a quien le va a pagar y a quien no”.
Señaló asimismo que en este sector se va a resentir la mano de obra porque ya no pueden hacer frente al pago de los jornales en un negocio al cual no le ven viabilidad.
“Ni hablemos de lo que es atender la parte sanitaria que es un riesgo que se corre al no poder hacer frente a los costos profesionales y de insumos veterinarios”, acotó Alonso.
Desde Sofrils se ha adelantado que los productores no van a salir a las rutas a manifestarse ni tirar la leche a la calle, pero si reclaman la intervención del gobierno y de la clase política para que se instrumenten planes de inversiones para “levantar el litraje”.

Rurales EL PAIS