Lechería

Sindicato de Ecolat pide la expropiación de la planta

“Debería tenerse poco respeto al empresariado peruano”.

Quesos

Lácteos. Los precios del mercado mundial continúan cayéndose.

Pablo Antúnez.

La Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) consideró que el Grupo Gloria -los propietarios de Ecolat y de la marca Parmalat- “es digno de expropiarle la planta” y que “debería tenerse poco respeto al empresariado peruano (..) hasta por un tema de soberanía”.

Los obreros sostienen que es una planta rentable y que no puede quedar parada porque además está la leche para poder seguir produciendo. Ecolat está cerrada desde el febrero.

En el marco de un encuentro con la Comisión de Ganadería y Agricultura de la Cámara de Diputados, el integrante de la FTIL y del secretariado ejecutivo del Pit-Cnt, Fernando Cachón dijo que “no pueden permitirse las inversiones ‘chatarra’ que luego dejan plantados -como ocurrió en este caso- no solo a los trabajadores de esas empresas, sino a todo el sector agroindustrial”.

En ese sentido, afirmó que “debería tenerse poco respeto al empresariado peruano, particularmente al de Gloria S.A., hasta por un tema de soberanía”, según la versión taquigráfica de la reunión a la que accedió El País. “Según la información que hemos recabado, en cada lugar que ha estado esta firma, ha hecho destrozos”, añadió.

En tanto, Javier Fandiño, secretario general del sindicato de Ecolat aseguró que “es un grupo digno de expropiarle la planta. Así lo pensamos como sindicato porque estas cosas no se pueden hacer -mucho menos en este país- y no es digno de un empresario actuar de esa forma”. Señaló que el grupo “se propone” lograr “desgastar a la gente -que hoy ocupa la planta- para volver a tomar posesión del inmueble y arrancar. Probablemente hoy estén pensando en esa posibilidad”.

Recordó que “la gente del Grupo Gloria tenía pensada una inversión de US$ 70 millones, que involucraba una planta ultramoderna en lo que hace a la producción de queso. Iba a introducir tecnología de punta que no hay en el país y estaba vinculada con la estandarización y pasteurización de leche. Sin embargo, las obras civiles quedaron a un tercio de su realización -se cortaron en octubre de 2014- y luego de eso empezamos a concurrir al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social porque ellos plantearon la reestructura de 325 despidos”. En diciembre de 2014, se acuerda mandar a 100 personas al seguro de paro que rotarían cada dos meses. En los hechos, en febrero de 2015 la empresa despidió 110 personas.

Si el Grupo Gloria hubiera querido realizar una salida ordenada y luego vender la planta, “lo hubieran hecho de una forma distinta para que les dejara mejor rédito. Creo que hoy la planta de Ecolat tiene valor por toda la propaganda que le hemos hecho; de lo contrario no valdría nada”, dijo Fandiño.

Los trabajadores criticaron la ley de Inversiones porque según su visión no puede permitir que la empresa Schreiber Foods haya tenido “una suerte de regalía para poder instalarse de cerca de US$ 35 millones y que luego, de la noche a la mañana, cuando ya no le favorecen los precios internacionales, se retire del mercado”.

Al respecto, la senadora del MPP, Lucía Topolansky dijo “en esas industrias, como es el caso de Schreiber, ya se hizo una inversión grande y como ahora no conviene se retiran. Habría que ver algunas condiciones para que no quede gente colgada del pincel”.

Rurales EL PAIS