Lechería

Quesería artesanal enfrenta nueva amenaza

Productores grandes desplazan a los pequeños tamberos.

QUESOS

Queseros artesanales en alerta.

 

La baja de precios impulsada por Indulacsa a sus tamberos está provocando que algunos productores de gran porte comiencen a volcar cientos de miles de litros de leche a la quesería artesanal, desplazando a los más pequeños y distorsionando el mercado.
La Cámara Uruguaya de Productores de Leche (CUPL) analizó este problema junto a los intendentes de Soriano, Colonia y San José, así como la situación de la empresa Indulacsa y sus puestos de trabajo.
Los directivos de la gremial lechera le transmitieron la inquietud a los jefes comunales que la lechería uruguaya sigue dando pasos agigantados hacia el abismo. Con un precio de $ 4,30 o $ 4,50 por litro de leche como está pagando la empresa los remitentes están jaqueados y sus tambos no son viables.
“El desvío de leche de uso industrial a la quesería artesanal provocará la destrucción del mercado interno en pocas semanas”, advirtió el presidente de la Cámara Uruguaya de Productores de Leche, Horacio Leániz, en diálogo con El País.
Sin ánimo de alarmar, pero frente a la necesidad de denunciar esta problemática antes de que sea tarde, Leániz recordó que el mercado de la quesería artesanal está conformado por productores de muy pequeño porte, pero se satura frente a grandes volúmenes de leche y mucho más cuando se está en la boca de la primavera (cuando la producción aumenta).
La lechería uruguaya sigue cayéndose a pedazos. A fines de 2014 se retiró Ecolat del mercado, luego a fines de junio de 2015 la empresa Schreiber Foods también bajó la cortina. Posteriormente se sumó la baja de precio abrupto de Indulacsa, en el marco de una presión para participar del negocio de quesos y leche en polvo pactado entre el gobierno de Venezuela y Uruguay. Como frutilla de la torta, ahora pasa a complicarse el mercado de la quesería artesanal que aún es más frágil. “El ambiente lechero está hoy colgado del pincel en 700.000 u 800.000 litros de leche, de los cuales, cerca de 450.000 litros eran de Indulacsa”, reconoció Leániz.
A la vez, Indulacsa está anunciando a fines de agosto la puesta en marcha de su nueva planta de leche en polvo en la localidad de Cardona (Ruta 57, kilómetro 1), en donde estaba Quesería Helvética. La nueva planta tendrá una capacidad de secado de 200.000 litros día y abre una gran expectativa en el sector productor.

Rurales EL PAIS