Lechería

Otra firma dejará de recibir 50% de leche

Inale apura gestiones.

LLUVIAS

Desde el Instituto Nacional de la Leche (Inale), el nexo entre los productores y el gobierno, se negocia con la empresa Schreiber Foods para que revierta la decisión de dejar de recibir el 50% de la leche remitida por los tamberos. Schreiber había anunciado que aplicaría esta medida a partir del viernes.
La empresa de capitales estadounidenses y con base en Wisconsin, viene operando en Uruguay desde enero de 2010 con una inversión que superó los US$ 35 millones a través de la compra de tres compañías: Dulei (quesos), Belficor (suero en polvo) y DPU (dedicada a la caseína de cuajo).
“Nos comunicamos con la empresa y el jueves estará llegando a Uruguay el gerente regional, donde haremos una reunión para ver las posibilidades de extender el tiempo, para darle a los productores la opción de enviar su leche a otras industrias”, aseguró anoche a El País el presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo de Izaguirre.
El jerarca recordó que desde Inale se habla con algunas empresas para reciban la leche de los tamberos que no serán aceptados por Schreiber Foods, pero resolver los problemas de logística y establecer las líneas de recepción de esos mayores volúmenes, principalmente en un momento complejo -con baja de precios internacionales y stock de quesos creciente en las cámaras de las lácteas uruguayas- , demandará un tiempo.
El anuncio de Schreiber a la lechería uruguaya fue la gota que derramó el vaso y dejó en la lona el ánimo de los tamberos, que enfrentan uno de los años más complicados.
El planteo de la mencionada empresa se sumó al retiro de Ecolat -del grupo peruano Gloria- y a las acciones de Indulacsa -cuya marca es propiedad de la francesa Lactalis- que sigue bajando los precios de la leche en el mercado local ante la caída de los precios internacionales.

Preocupa.

El resto de la industria tiene stocks importantes de productos en sus cámaras -principalmente de quesos- y precios a la baja, fiel reflejo del mercado internacional de los lácteos.
“Hay que evitar enviar vacas a frigorífico, porque si eso pasa se cortará el crecimiento de la lechería uruguaya que se viene registrando en la última década. Hay que evitar no sólo que no se pierdan más productores, sino que se pierdan vientres en ordeñe para que no haya un retroceso”, dijo a El País el presidente de la Cámara Uruguaya de Productores de Leche, Horacio Leániz.
La misma visión tienen otros dirigentes del sector consultados por El País, que también están muy preocupados por la situación generada.
“Una cosa es que las vacas pasen de un tambero a otro, como se vino dando hasta ahora y algo muy diferente es que esa vaca termine en el frigorífico. Si se pierde stock de vaca masa, el mensaje es de un sector en retroceso”, aseguró el presidente de la Cámara Uruguaya de Productores de Leche.

Rurales EL PAIS