Lechería

Misión comercial japonesa recorre lechería uruguaya

Hay firme interés en leche en polvo y quesos, según Inale

Quesos. El País.

Pablo Antúnez

Una misión de empresarios japoneses y representantes de la Corporación de Empresas Agrícolas y Ganaderas de Japón (ALIC), recorren hasta hoy en Uruguay algunos predios lecheros e industrias, buscando conocer más a fondo la realidad del sector, sus productos y analizando la posibilidad de hacer negocios.

El interés está centrado en leche en polvo y quesos, básicamente, con la convicción firme de concretar las primeras compras para aceitar la operativa comercial y conocer mejor los productos.

ALIC es una agencia para estatal del gobierno nipón, dependiente del Ministerio de Agricultura de ese país, que se dedica a la compra de alimentos y que tiene empresas asociadas. Es la agencia encargada de distribuir los cupos de importación de alimentos.

“Se arrimaron empresas que concurrieron específicamente para la compra de lácteos”, afirmó a El País Ricardo De Izaguirre, presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale). Hasta ahora las importaciones las hacen en Australia y Nueva Zelanda, pero están buscando ampliar el listado de proveedores y Uruguay aparece como un productor de alimentos confiable, con alta calidad y con certificaciones serias y controles estrictos sobre materia prima y producción.

Además de leche en polvo y quesos, las empresas niponas importan de Australia otro producto que es una especie de leche congelada que en Uruguay no se fabrica.

Según confirmó De Izaguirre, los empresarios nipones se entrevistaron con empresas lácteas uruguayas como Estancias del Lago —el emprendimiento del argentino Alejandro Bulgheroni—, Indulcsa (hoy propiedad del grupo francés Lactalis) y la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole), pero también recorrieron algunos tambos para ver cómo funciona la lechería uruguaya.

“Le mostramos los análisis que se hacen, las características de la lechería uruguaya, la calidad y sanidad de los productos que se elaboran, así como la tranquilidad que significa el estar libre de antibióticos y hormonas”, explicó De Izaguirre.

El presidente del Inale estimó que “hay grandes posibilidades de concretar los primeros negocios”, aunque con Japón hay que pagar un arancel que supera el 50% del valor del producto.

Según la visión de De Izaguirre “no se harán negocios de grandes volúmenes”, sino más bien “la compra de pequeñas partidas para ver cómo funciona la operativa comercial” y determinar cómo las empresas uruguayas cumplen con los acuerdos pactados.

“Ellos buscan seriedad en los productos, pero también en el cumplimiento de compromisos. Apuntan a que cuando pactan un acuerdo se cumplan los plazos establecidos en el mecanismo comercial”, afirmó el presidente del Inale.

El primer encuentro con ALIC fue en 2015 y además del Inale también participó Uruguay XXI, Cancillería y Ganadería, Agricultura y Pesca. Los visitantes recorrieron además un tambo, a planta de Conaprole de Florida, donde recibieron información y vieron los procesos de producción. También llegaron a la sede del INIA La Estanzuela, donde también conocieron el Producción de Leche y también recorrieron el Instituto de Mejoramiento Lechero, interiorizándose de los pasos dados por Uruguay para mejorar sus razas lecheras.

Rurales EL PAIS