Lechería

Lechería “sigue en crisis” y espera más salvatajes

Gremiales piden a gobierno responda a planteos de 2015.

GANADO VACUNO

Pablo Antúnez.

Las gremiales lecheras le aclararon ayer al gobierno que no quieren agravios, sólo esperan soluciones a los planteos que hicieron en noviembre de 2015, frente a una crisis del sector que se agrava, con endeudamiento creciente y más vacas que en lugar de producir en los tambos terminan en las chacinerías.

Rechazando “de plano” las palabras vertidas días atrás por el subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, quien entre otras cosas dijo que la lechería uruguaya es un sector subsidiado, las gremiales salieron a aclarar que “hay desconocimiento” del sector desde el gobierno y que “el subsidio se aplicó hace 40 años, cuando el país precisaba leche”.

La Asociación Nacional de Productores de Leche, Sociedad de Productores de Leche de Florida, Intergremial de Productores de Leche, Agremiación de Tamberos de Canelones, Asociación de Productores de Leche de San José, Sociedad de Productores de Leche de San Ramón y Productores de Leche de Rodríguez, aseguraron que todavía esperan una contestación del gobierno a medidas como “la exoneración por parte de UTE de los primeros 500 kilowatt; buscar una tarifa especial para tambos; reducción del Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios (Imeba) pasándolo del 1,1% a 0%; reducción del Impuesto a las Rentas de las Personas Físicas (IRPF) para los arrendamientos rurales, según el plazo; creación de una tasa de devolución de impuestos para el sector; reducción de la tasa consular a las exportaciones y la puesta en marcha de un fondo que permita atenuar la situación complicada que vive hoy el sector.

A todo eso hay que sumarle también la propuesta —al ministro Tabaré Aguerre— de encontrar alguna salida económica en el BROU poniendo en garantía la recría de los tambos (las terneras). “Tampoco tuvimos respuesta”, destacaron los gremialistas participantes en la conferencia de prensa.

El titular de la ANPL, Rodolfo Braga, recordó que en noviembre de 2015 se advertía sobre procesos que se están dando hoy, como “la caída de la remisión a planta y el mayor envío de más vacas a frigoríficos, porque el tambero está endeudado y tiene que vender los animales para hacer caja”.

Producto de la crisis económica y de precios, la lechería uruguaya cuenta hoy con una remisión 15% inferior a la del año pasado a esta altura del año, porcentaje que representa 1 millón de litros diarios menos que dejan de ser industrializados. “Son señales de que el sector ya no da para más”, afirmó Braga. “Estamos endeudados con todos los proveedores, con la banca y el Fondo de Financiamiento de la Actividad Lechera —medida instrumenta como salvataje al sector— es un nuevo endeudamiento que hay que empezar a pagar en septiembre, en un momento en que tenemos rentabilidad totalmente negativa”.

CIFRAS. La lechería uruguaya ocupa apenas el 5% del área nacional, agrupa a 2.000 productores y genera unos 20.000 puestos de trabajo a los que hay que sumarle otras 100.000 personas involucradas entre servicios y proveedores.

Mientras esperan un nuevo encuentro con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguere, los gremialistas aseguran “no tener señales claras desde el gobierno”, mientras el sector “se cae a pedazos”.

A mayo pasado se llevaban faenadas en las chacinerías 10.563 vacas lecheras, un 20% más que en mayo de 2015 (cifra del Inale) y en el acumulado del año (enero-mayo) se faenaron 46.037. La faena se incrementó 17% (6.744 vacas más que en igual período del año anterior). Pero la faena aumenta más si se toman en cuenta las cifras de los últimos 12 meses (junio15-mayo16), se llega a 119.947 vacas lecheras menos. En esas fechas el aumento fue de 23% (22.294 más vacas en ese año móvil comparado con el año móvil anterior).

ABASTECIMIENTO. Lo que buscan las gremiales es sensibilizar a la población y al gobierno sobre la crisis que vive el sector, pero no generar alarma. Por eso, el presidente de la ANPL explicó que “estamos lejos de un desabastecimiento de leche en el mercado interno, porque hoy si se quiere es lo que más valoriza el precio, pero el sector no se sustenta con el mercado interno sólo (de cada 100 litros 30 van al mercado interno y 70 a la exportación)”, afirmó Braga. “Somos conscientes que es un problema de precios internacionales, de clima, pero hay que tener claro si queremos una lechería o dejamos que se salve quien pueda”.

Rurales EL PAIS