Lechería

Lechería sigue complicada pese a mejora de precios

Gremiales jugadas a proyecto alternativo en el Parlamento.

Lechería. Foto: archivo

Pablo Antúnez

Las exportaciones de lácteos uruguayos en 2017 cerraron con una facturación de US$ 590,9 millones, cifra que representa un crecimiento de 4% respecto a 2016, según destacan los números emitidos por el Instituto Nacional de la Leche (Inale).

Los embarques de leche en polvo entera, principal producto de exportación de la lechería uruguaya generaron U$S 344,4 millones. Fueron exportados 108 mil toneladas a un precio promedio de US$ 3.059 por tonelada, según los datos del Instituto Nacional de la Leche (Inale).

A su vez, en leche en polvo descremada se facturaron US$ 34,8 millones, colocándose 12.100 toneladas a un precio promedio de US$ 2.736. Las ventas de manteca generaron US$ 49,8 millones al colocarse 9.600 toneladas a un promedio de US$ 5.439; en quesos fueron US$ 127,9 millones por 31.400 toneladas vendidas a promedio de US$ 4.082.

Más allá de la valorización de los productos, el endeudamiento de la lechería sigue y los tamberos continúan dando pelea. “Los productores lecheros no vamos a olvidar nunca 2015 y 2016, que fueron dos años muy complicados para el sector, pero dimos un pasito más en producción de leche, mejoramos un poco  en precio y las cuentas algo se equilibraron, pero para levantar el déficit que tuvimos en esos dos años todavía queda mucho para solucionar el endeudamiento y los problemas que nos complican el futuro”, aseguró a El País Wilson Cabrera, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL).

Cabrera explicó que los productores van pagando intereses, pero no  han podido amortizar deudas importantes. Ahora se juegan a que el Parlamento, a partir del martes 23,  contemple el proyecto alternativo sobre endeudamiento presentado en la Comisión de Ganadería del senado por las gremiales lecheras.

A su vez,  los parlamentarios deberán considerar el otro proyecto del Ejecutivo que creó el Fondo de Garantía -que recaudará US$ 30 millones durante 4 años-, pero que, según las gremiales, “no contempla a todos los productores”, sino a los que tienen sólo endeudamiento bancario y las deudas que tienen los tamberos con algunas industrias, que son en el corto plazo.

El Fondo de Garantía se nutrirá con $ 2 que pagan los consumidores cada vez que compran un litro de leche tarifada, valor que conformó parte del último aumento (en primavera) del producto que se vuelva al abasto interno.

El titular de la ANPL explicó que “la diferencia mayor es que en el proyecto que presentamos las gremiales lecheras contemplamos a todos los productores, no queda nadie afuera. El documento del Ejecutivo alcanzará a 20% o 25% de los productores”, reiteró Cabrera. En 2016 desaparecieron 160 tambos, todo un récord y aún no están los datos de 2017, pero las gremiales estiman que varias empresas más bajaron la cortina.

La lechería uruguaya mantiene un endeudamiento de más de US$ 300 millones, equivalente al valor de todas las vacas lecheras que están en producción. El tambo es como una rueda de carro, no puede parar y cualquier recorte que se haga en inversión o darle de comer al ganado, se paga con menores producciones y consecuentemente, con menos dinero en el bolsillo del productor. La lechería venía de varios años de crecimiento alto que no se puede sostener con la falta de mercados clave como Venezuela.

Rurales EL PAIS