Lechería

Indulacsa baja precio de la leche remitida

La Industria Láctea Salteña S.A. (Indulacsa) anunció esta semana un precio de leche de $ 5,60 por litro para sus remitentes, a partir del mes julio, complicando la subsistencia de más tambos, en un momento crítico para la lechería uruguaya por la combinación de daños climáticos y caída de los precios internacionales de los lácteos.
La empresa salteña pasó en febrero de este año a manos de la multinacional francesa Lactalis, que a través de Parmalat concretó la adquisición de todo el grupo mexicano “La Esmeralda”.
Las gremiales lecheras pidieron al gobierno que ponga en marcha “lo antes posible”, asistencias financieras para que los tamberos puedan seguir produciendo, aunque denunciaron que lo están haciendo a pérdida.
Hay muchos productores con números en rojo que no están pudiendo cubrir su canasta básica; en otros casos, se envían vacas al frigorífico porque las empresas se achican ante la crisis financiera y de precios.
La situación generada por la nueva baja de precios de Indulacsa, genera otro problema inminente para el complejo lácteo, que se suma a la crisis generada por el cierre de Ecolat (del grupo peruano Gloria) y de la multinacional estadounidense Schreiber Foods.
Tras la solución encontrada a nivel del Instituto Nacional de la Leche (Inale) para los remitentes de Schreiber Foods, es probable que aquellos productores que no quieren bajar la cortina, esperen también que sus producciones sean captadas por otras empresas del sector para no perder más dinero.
El gran problema es que la industria láctea también enfrenta el problema de tener que vender sus producciones a menores valores, en el marco de un mercado internacional con una demanda bastante deprimida.
La baja de precios impulsada por Indulacsa para julio, puede terminar con un fuerte achicamiento del rodeo lechero y cientos de vacas a frigorífico, porque los tambos tendrán que achicarse ante la crisis.
Esta semana, prácticamente quedó colocada la totalidad de la leche que eran remitida a Schreiber Foods.
Parte de los 240.000 litros de leche que captaba la planta ubicada en San José fueron absorbidos por Claldy, por pequeñas de pequeño porte y queseros artesanales, al tiempo que los restantes alrededor de 140.000 litros fueron absorbidos por Conaprole y seguramente serán transformados en leche en polvo; el gobierno instrumentará la forma de pagar esa leche.

Rurales EL PAIS