Lechería

Impulsan relevamiento de deudas en lechería

Lo hará Inale con el aporte de datos de todo el sector.

Tambo  en Florida

Pablo Antúnez.

El Instituto Nacional de la Leche (Inale) está realizando un relevamiento del endeudamiento del sector lechero, basándose en los datos aportados por las gremiales de productores, por las industrias y los proveedores.

El presidente del organismo, donde además del Ejecutivo están representados los productores, Ricardo De Izaguirre, explicó a El_País que la meta “es hacer una evaluación real de las deudas”, abarcando “tres patas que son las gremiales, los proveedores de servicio y las industrias”.

De Izaguirre explicó que hay tamberos que están endeudados con las gremiales y otros proveedores de servicios, como es el caso de los denominados “Campos de Recría”, donde el productor lleva las terneras y las retiras como vaquillonas paridas en producción.

A su vez, “hay productores que también mantienen deudas con las industrias lácteas, porque están pasados” y con sus números en rojo.

Si bien no hay un plazo establecido para terminar con el análisis económico del sector, “todo depende de la respuesta que aporten las gremiales” al Inale, pero “también hay otros proveedores de servicios a los que se les pidió el aporte de los datos”. La crisis de precios que afectó a la lechería —los últimos remates de Fonterra están mostrando precios para los principales lácteos que están subiendo— y los problemas climáticos que enfrentó el sector, provocaron que algunos tambos tuvieran que bajar la cortina, vendiendo sus vacas. Otros se achicaron, dejando las vacas con mayor vida útil y las más productivas. En otros casos, parte de ese ganado menos eficiente se envió a las chacinerías, pero otros tambos siguieron trabajando y endeudándose, esperando a que la situación cambie.

Hoy la primavera, en muchas zonas, está ayudando a las empresas, pero en otras donde las lluvias no fueron tan regulares, se sigue sufriendo.

“Tengo la percepción de que en esta primavera va a mejorar la situación del sector lechero” e incluso “el precio de la leche subió”, afirmó el presidente del Inale.  Por otro lado, la remisión de leche a las plantas pasteurizadoras “viene creciendo”, aunque seguramente —según la visión de De Izaguirre— al final del año no se llegue al volumen del año pasado, quedando la remisión final levemente por debajo de los 2.000 millones de litros”. De todos modos, todavía queda mucho partido por jugar y si los números lo permiten, se puede mejorar la dieta.

Rurales EL PAIS