Lechería

En casi un año sube 22% envío de vacas lecheras a frigorífico

Según Inale, el mes pasado se mataron 9.892 vientres descartados por los tambos.

GANADO VACUNO

El volumen de vacas lecheras enviadas desde los tambos hacia las chacinerías se incrementó 22% entre febrero de 2015 y enero de 2016, según confirmó el Instituto Nacional de la Leche (Inale).

El incremento refleja la crisis climática y de precios que vive la lechería, además de incluir el período previo al secado de los vientres frente a las pariciones de otoño, que es cuando más vacas se descartan (aquellas que están llegando al final de su vida útil como productoras o animales con bajas producciones que pasan a ser sustituidos por otros vientres más jóvenes).

El mes pasado se faenaron 9.892 vacas lecheras, fue uno de los más altos, incluso superando a diciembre de 2015 donde se enviaron a frigorífico 9.626 cabezas. Los meses de mayor volumen correspondieron a junio de 2015 (con 10.976 cabezas) y los dos meses siguientes con 12.019 cabezas y 14.477 cabezas, respectivamente.

Es probable que la cantidad de vacas lecheras faenadas vuelva a crecer al analizar las cifras de febrero y siga en aumento, debido a tambos que bajan la cortina, así como a una mayor presión de descarte dejando a nivel predial los vientres de mayor producción y con mayor vida productiva.

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Rodolfo Braga, dijo ayer a El País que “no hay duda que se incrementará el aumento de vacas a frigorífico”, porque “el dinero que no está entrando en los tambos por producción de leche, ingresará por mayor envío de vacas a faena”.

Braga recordó que la lechería viene muy complicada y “los productores no tienen de dónde sacar dinero. Aquellos productores que vienen con mayores problemas financieros, en estos meses, con bajos precios y menos producción de leche, no tienen otra alternativa más que hacer caja descartando más ganado hacia frigorífico”.

Cabe recordar el año pasado había cerrado con un envío récord de vacas lecheras a faena.

Rurales EL PAIS