Lechería

El tambo cabe en el teléfono y desde allí se puede manejarlo

Tambero.Com es una app que está en más de 200 países e incorpora 500 tambos diarios.

Eddie Rodríguez. “En aquellas partes del mundo donde el productor no accede al conocimiento, nosotros somos el conocimiento”.

Pablo Antúnez.
El campo se sigue tecnificando y las posibilidades que ofrece Internet parecen ser infinitas. Tambos con máquinas robotizadas donde la vaca va sola al ordeñe cada 12 horas y el chip que lleva en el collar le abre las porteras, la manda al silo o la devuelve a la pastura, van ganando terreno en Uruguay y el mundo.
En breve, el productor podrá “chatear” con sus vacas y con los técnicos a la vez, teniendo rápido y sin errores la información precisa. Obvio que la vaca no habla, la que responde en ese chat es la inteligencia artificial del programa, utilizando la información del animal y del predio que ya tiene disponible y almacenada. El productor, esté donde esté, pondrá el número de registro de la caravana que identifica al animal y como si estuviera conversando con esa vaca, el sistema le pasará todos los datos y eventos registrados para ese animal.
El programa Tambero. Com. es gratuito para el productor y se apoya en la plataforma del gigante informático Microsoft. Ya se utiliza en más de 200 países y sigue incorporando 500 tambos por día, porque está en más de 20 idiomas. Ahora ya se perfecciona ese sistema de chat para sumar utilidades (y estará disponible en breve).
Una de las grandes ventajas de esta tecnología es que los productores pueden gestionar la información de sus animales desde su tableta, computadora o teléfono inteligente, utilizando códigos QR o Chips, que hoy son moneda corriente en la agro tecnología.
“El gran desafío de la agro tecnología es la simplificación. El 99% de los proyectos fallan porque no tienen atracción, ni adopción de los usuarios. No se les adopta porque son difíciles de usar”, afirmó Eddie Rodríguez von der Becke, fundador de Tambero.Com a El País.
Esta herramienta, es más popular en español en el agro de Estados Unidos, porque sus trabajadores son de origen latino y en la India está adaptada a dos dialectos locales, al igual que en otros lugares remotos del mundo.
“El futuro de Tambero.Com pasa por ser una plataforma de consumo de datos que los procese y brinde al usuario inteligencia a partir de esos datos. Esos imput (entrada) van a ser en algunos lados humanos, en otros satelitales y en otros sensores. Se hará una conjunción de todos y en canales donde sean amistosos. El nuevo sistema de chat con los animales se basa en poner toda nuestra tecnología en plataformas de chat, en un ambiente donde el usuario conoce y está acostumbrado a usar”, explicó el experto.
Si bien la aplicación es argentina, el programa nació en Uruguay, porque su creador vivía aquí y estaba en pareja con una chica argentina que tenía campo.
“Cada vez que íbamos al campo me daba cuenta que había mucha tecnología pero en lechería no había un software al mismo nivel de profesionalismo de otros rubros”, explicó. Su desvelo lo llevó a buscar en el mundo soluciones tecnológicas, “me di cuenta -corría 2010- que no existía nada porque era muy difícil llegar a los productores”, admite hoy Rodríguez von der Becke.
La llegada de los teléfonos inteligentes (smartphones) y la masificación de internet en el campo, abrieron la oportunidad de lanzar Tambero.Com.

APORTE. El programa busca ser un apoyo tecnológico para los técnicos, sin generar una competencia entre ambos. Gestionar toda esa información y hacerla accesible para todos, es la clave del éxito.
“En aquellas partes del mundo donde los productores no tienen acceso al conocimiento, nosotros somos el conocimiento. Enseñamos a manejar los animales y el impacto que tienen en su producción es altísimo. Suben 300% o 400% en un año”, afirmó Eddie Rodríguez von der Becke.
A los productores que están más tecnificados, que tienen un manejo del conocimiento, lo que hace la aplicación es darle orden, proyecciones, métricas, datos reales para tomar mejores decisiones. “De esa forma, las mejoras son de entre 5 % y 20% usando la información tecnológica digital, porque pueden tomar decisiones basadas en datos reales”, aseguró el experto. La explotación lechera está alrededor de los centros urbanos, es un rubro muy dinámico y los tamberos están acostumbrados a manejar mucha información y a ver el impacto de sus decisiones en la producción. El sistema apunta a integrarse con otros dispositivos, aprovechando que los sensores serán masivos en el mediano plazo. Esa integración permitirá que se generen datos que la plataforma convertirá en información útil, sin que requiera esfuerzo, ni demanda de tiempo de la persona.

PERDER PLATA. En Uruguay hay varios tamberos que se apoyan en esta plataforma pero también hay quienes se resisten. “Los que se resisten están perdiendo plata. Esa es la realidad”, afirmó el creador de Tambero.Com. Rodríguez von der Becke admite que hay una cierta desconfianza porque el programa es uso gratuito, pero los que lo conocen, lo siguen usando.
Es que el programa maneja más de 30 variables de cada vaca (fecha de parto, celo, último parto, nacimiento, producción, promedio de lote, etc.), “es como tener la planilla del tambo en el teléfono. Si se manejan muchas vacas, por más buena memoria que el productor tenga, hay un montón de cosas que se pasan por alto. A ojo cambias de una ración de alto desempeño a otra para vacas que no metabolizan tanto, porque están en un ciclo biológico o edad que ya no la necesitan”, pero otra cosa diferente “es tomar esa decisión basándose en datos productivos y coeficientes exactos”.
El experto sostiene que “sin usar datos fiables, ese productor que no utiliza el programa, se está perdiendo 15% o 20% de la ganancia y del costo. El ojo no es fiable”. Es que el sistema tiene ventajas, como la de avisar al productor o técnico que es la fecha exacta de separar esa vaca, secarla preparando el preparto o cambiarle la dieta, porque no está produciendo lo que debiera. “El productor tiene que entender que la gestión y el manejo de la información es parte de su trabajo”, sostuvo el creador de Tambero.Com

El aval de los usuarios
El impacto productivo es muy importante

Los productores que están usando Tambero.Com están más que conformes. Mauricio Couchet, licenciado en gestión agropecuaria, está especializado en gestión de empresas y aplica el programa hace unos siete meses, en un tambo con 279 vacas, en Ecilda Paullier (San José). De las 279 vacas, hay hoy 140 en ordeñe, con un promedio de 3.000 litros; parte de la leche se remite a planta y otra parte se destina a la elaboración de quesos.
Como muchos otros tambos, antes de usar este programa, toda la información se anotaba en una planilla. “Lo primero que me aportó es la inmediatez de la información. Antes teníamos una duda sobre un animal o un lote y teníamos que salir corriendo a buscar los papeles”, afirmó Couchet. “Le simplificó la vida a todos, porque una vez cargada la información, se dispone al instante con sólo apretar el botón de un celular, esté en el tubo, en el medio del campo, en su casa o en la sala de ordeñe”, dijo.
El impacto productivo fue importante, a siete u ocho meses de uso se pasó de 18 a 20 litros promedio diarios por vaca, pero lo más importante, “hubo un incremento en el estado sanitario del rodeo, porque permitió llevar mejores controles”.
Otro aspecto clave “es tener la información en tiempo real, siempre están los datos al día. En una empresa lechera se manejan varios índices fundamentales para tomar decisiones, una vez que se tienen todos los datos cargados se toman decisiones en base a la información real. Eso para nosotros es sagrado”, admitió el entrevistado. Couchet considera que “la diferencia para tomar una buena decisión está en la información que se tenga en la mano”. Tambero.Com también le aportó orden a la empresa. “Una vez que cargas los datos, que se vuelve una costumbre, al instante está toda la información en el teléfono y se pueden marcar alertas. Eso nos ha facilitado poder mover antes las vacas que estaban por parir a un potrero de fácil acceso”, explicó. Es que al tener mayor orden, incluyendo la guachera y el encalostrado del ternero bien hecho desde el comienzo de su vida, “a partir de ahí comienzan a mejorar todos los indicadores, uno detrás de otro”.
Sólo hace falta que el productor, administrador u operario, le presta atención al sistema, porque “podrás tener el mejor sistema del mundo, pero si no hay orden, organización y objetivos fijados de nada te va a servir”. El sistema va a poderse cargar on line, lo cual facilita mucho..
Couchet admite que para la empresa que gestiona, el uso de este programa gratuito “fue un antes y un después” y costó “encontrar un programa que fuera muy empático con el productor. Cuando una persona hace un programa para el otro, el tema está en ponerse en el lugar de lo que precisa el usuario y este sistema es muy empático con el productor”, explicó.

Es gratuito para llegar a la mayor cantidad posible de productores.
“Apostamos a llegar a la mayor cantidad de productores con esta tecnología y hay opciones gratuitas para llegar a todos”, explicó Eddy Rodríguez von der Becke, creador del programa Tambero.Com. Más allá de la versión gratuita, también “hay un premio para tambos medianos y grandes que les da funciones mejoradas para volúmenes de información”, en este caso el costo es de US$ 30 por mes.
Von der Becke asegura que esos US$ 30 mensuales, se pagan con el impacto en la mejora de la producción de leche del tambo al usar el programa y sumar más variables productivas; se genera más información o datos más detallados que fortalecen las decisiones y la orientación de la empresa. La plataforma ya es usada ampliamente desde las montañas de Ecuador hasta los lugares más remotos de la India (www.tambero.com) y sigue en plena expansión.

 

Rurales EL PAIS