Lechería

“El Estado debería ayudar bajando los costos de producción”

El principal de escritorio Urchitano Negocios Rurales hizo un buen balance de la zafra de remates de otoño pese a que la seca y la baja de precios de la leche complicó a los productores. Consideró que se está utilizando más los créditos, a diferencia de lo que pasaba hace pocos años atrás. Adelantó que para septiembre se concretaría una nueva exportación a China, que hoy está paralizada. Según Ruben Urchitano Farla en estos momentos se debería producir más, pero con menores costos. “Este país es muy caro, los costos de producción son muy altos, empezando por el combustible, que el gobierno debería bajarlo en esta época de crisis”.

urchitano

Pablo D. Mestre.
-¿Qué balance hace al final de la zafra de otoño?
-Empezó muy bien en marzo, con tres remates espectaculares, ya en abril comenzamos a notar un poco de cautela en los productores, con ánimo caído por falta de agua, que fue más relevante que la baja de los precios de los lácteos, tanto internacionales, como internos. Se dio falta de agua en un momento inapropiado. El productor tuvo que echar manos a las reservas que había hecho para el invierno, un mes y medio antes de lo normal, con los costos que eso conlleva de tener los animales prácticamente encerrados porque desaparecieron las praderas, las avenas y verdeos no venían. Y coincide con una baja de Conaprole en el precio de la leche. Por lo que noto a los productores preocupados.
-En un contexto complicado además…
-Realmente. No se sabe dónde para la caída de los precios. La incertidumbre en el mundo y en los mercados hace que la industria no lo tenga claro. Además por años estuvo muy jugada al mercado de Venezuela y evidentemente al retraerse ese mercado, quedó con mucho stock y hoy no hay números que la acomoden. O sea que lo que está pasando no es una sola cosa, son varios factores y le pegan al ánimo del productor.
-¿Cómo fueron los remates?
-En los remates de abril con mucho más trabajo que en otras zafras, donde el que vendía quedaba muy conforme porque hacía precios excelentes y el que compraba se llevaba buena genética y seguía la producción. Todo venía con viento de cola, muy buen precio de leche, las cosas se dieron unos años muy buenos para el productor lechero.
¿Entonces? ¿Cómo la ve?
-Hay una herramienta que el productor la tenía en la manga, como la utilización de los créditos después de muchos años que se manejaba con fondos propios. Había remates que solo se financiaba el 40% y hoy prácticamente el 100% es con financiación y sino no vendés. Hay gente buscando plazos especiales previamente de hasta un año para ver si se revierte la situación.
-¿Qué les aconseja?
-Como intermediarios tenemos que aportar todo tipo de ideas y de soluciones. Trabajamos en tratar de solucionar créditos a la gente, tratar de conseguirles financiaciones para pagos que se les han venido los vencimientos. Hay una herramienta que está marchando bárbaro, como el Aval Ganadero, donde el productor, al estar también trancados los mercados de exportación de ganado en pie, utiliza las mismas terneras que se podían estar vendiendo para hacer caja. Estamos tirando la pelota para adelante.
¿Y los precios?
-Las vacas buenas de punta, se pagan en un precio real. El que vende está consciente de la situación porque es, o fue, productor lechero. El mercado se regula solo, es muy cristalino en los remates. No me gusta cuando los remates no muestran la realidad del mercado, me gustan los transparentes donde comprador y vendedor hacen buenos negocios. El mercado marca los precios y se van acomodando los zapallos en el carro.
-¿Qué espera de lo que viene?
-Hoy en día hay que tratar de producir más, pero de ahorrar más también. Producir con todas las herramientas para hacerlo con menores costos. Este país es muy caro, los costos de producción son muy altos, empezando por el combustible, que el gobierno debería bajarlo en esta época de crisis. Es un problema de todos, y lo verán cuando le bajen ingresos al gobierno por el tema agropecuario, por menos exportaciones de lácteos, de granos, de carne. La energía eléctrica es muy cara, también mano de obra, leyes sociales. Y eso desestimula a los productores porque los números hoy dan en negativo. No es fácil si saco 28 litros de leche por vaca, pero me come 15 kilos de ración ya no es negocio. Hoy es muy caro hacer la reserva. Hay cosas que se deben cambiar.
-¿Y el mercado?
-Para adelante veo que tiene que ser mercado cauteloso y los productores saber utilizar con criterio el crédito. No porque pongas en un Aval Ganadero tus terneras tienes plata, porque no las has vendido, las vas a vender en 6 o 7 meses y cuando la exportación se abra. Porque acá, en este país, si no hay exportación en pie de terneras se complica. El año pasado, récord de exportaciones, fueron más de 30 mil cabezas exportadas y hoy con la seca y crisis si esas 30 mil estuvieran acá en Uruguay, ¿qué hacían con la seca? La exportación de en pie tiene que existir porque es una forma de hacer caja que tienen los productores.
-¿Cómo viene el tema exportación?
-Tengo noticias frescas, el mercado en China sigue trancado y con valores muy bajos. Hoy prácticamente a ninguna de las empresas que estábamos operando nos da ni siquiera para empezar el negocio. Era más optimista un mes atrás. Ahora una posibilidad de algún embarque por septiembre u octubre, falta mucho para eso y tenemos todo un invierno por delante.
-¿Qué proyecta?
-Terminar con la zafra de otoño, en mayo tenemos remates importantes, junio y julio estaremos de lleno a las exportaciones, agosto ya pensando en la zafra de primavera. No hay respiro, en la continuidad está el éxito. Por ahí es donde está el inculcarle a los más jóvenes nuestra manera de trabajar. Seguir apoyando a los productores lecheros en todo el país.
-Está de aniversario…
-Con el mismo equipo de hace muchos años, estamos cumpliendo 40 años. Nos inculcó el viejo, en el año 75 cuando abrimos el primer escritorio, con esto del Holando, hemos pasado por momentos muy difíciles, otros brillantes, con furor de exportaciones. Arrancamos en Florida, después San José, Colonia, San Ramón y hoy con orgullo decimos que, salvo en un departamento en los otros 18 donde hicimos remates o liquidaciones. Eso lo tengo que agradecer a la familia, a todos los colaboradores. La empresa exportadora es muy reconocida en el mundo y le hemos anexado la cuarentena propia, de las 5 habilitadas en Uruguay. Es exclusiva para nuestros negocios. Además tenemos nuestros establecimientos, nuestro tambo propio, es un ente testigo, no pueden venir los productores a decirnos nada porque vivimos las mismas dificultades de los productores, tenemos nuestra recría, varios campos ocupados. No hacemos agricultura pero sí hacemos praderas, verdeos, vivimos en la misma realidad de los productores. Y sirve para que la gente sepa que hablamos de igual a igual y lo mismo que les pasa a ellos, nos pasa a nosotros.

-Cuénteme de los orígenes…

-Trabajaba con mi padre 12 establecimientos, siempre con ganado Holando. Teníamos dos tambos y con un hermano pusimos un comercio en el ramo de veterinaria, por muchos años vendimos insumos de veterinaria, raciones, etc. y junto arrancamos con escritorio de Negocios Rurales, en Florida. Al inicio estaba Gustavo Bello, hoy con su escritorio en el 78 nos vinculamos a Acsa, gran empresa nacional liderada por Pedro y Alfonso Vargas, el Cr. Gari. Fuimos representantes por 4 años en Florida. La empresa me llevó a trabajar a nivel nacional vinculado con todas las agencias de Acsa en todo el país.

Después nos mudamos de local en Florida, propio, se empezó a trabajar diferente, con muchos referentes en Holando en Florida: Elorga, De Palleja. Me dedicaba a las expotaciones, Brasil era el caballito de batalla hacia donde exportamos mucho ganado. Con la desaparición de Alfredo se unió al grupo Fernando Cairo, de gran experiencia, ganamos mucho con su experiencia en remates. Y arrancamos de firme con los remates de ganado que no hacíamos hasta ese momento, recién en 1996. El primero fue en la Rural de Florida con más de 1500 Holando. Ahí empezamos.

Luego lo de México, China, Australia, Nueva Zelanda, quedan y decís que gracias a Dios anduvo bien. La empresa está consolidada, con reconocimiento de los clientes, el capital más grande que tenemos, en todo el país.

Hoy el escritorio en Florida integrado por 9 personas, entre administrativos y de negocios, exportaciones está separada con 3 personas para ello, en San José 5, Colonia 3, San Ramón con 3 personas. Y colaboradores indirectos en varios departamentos.

Rurales EL PAIS