Lechería

Críticas de tamberos al Fondo de Garantía

Gremiales se juegan a tener una mayor participación en la reglamentación de la legislación

Gremiales lecheras en la ANPL.

Pablo Antúnez

Las gremiales de tamberos rompieron el silencio y salieron a criticar algunos puntos de la Ley que creó el Fondo de Garantía para paliar el endeudamiento de la lechería uruguaya. Esa legislación aún debe ser reglamentada —se hará a nivel del Instituto Nacional de la Leche (INALE)— y es la instancia donde los gremialistas esperan ahora ser escuchados en sus reclamos.

Tras haberse reunido primero con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, las gremiales emitieron un comunicado conjunto, donde declararon: “Que el Fondo de Garantía al cual se destinan US$ 27 millones, tal como está diseñado, sólo será utilizado por una fracción de productores, siendo de un altísimo costo y una dudosa eficacia”.

Tras reunirse primero con el ex ministro Tabaré Aguerre, luego con las autoridades de Economía y de recorrer durante un mes y medio el Parlamento durante 2017, las gremiales aseguran que sus planteos no fueron tenidos en cuenta en la discusión de esta herramienta.

“Presentamos un contra Proyecto de Ley en el que apoyamos los US$ 30 millones que el Ejecutivo estaba planteando destinar al  Fondo de Garantía y proponíamos otros US$ 30 para dar fondos frescos al sector. Eso no se aprobó”, dijo molesto el presidente de la Sociedad de Productores de Leche de Florida, Horacio Rodríguez.

Para los dirigentes lecheros, el único avance fue lograr US$ 6 millones  más en fondos frescos para los productores más chicos y lograr que el Fondo de Garantía abarque las deudas bancarias y las que mantienen los productores con los proveedores de insumos.

 TOPE. La mayor crítica es al tope fijado para poder acceder a los fondos de libre disponibilidad. “Apenas un 16% del total serán distribuidos utilizando un tope arbitrario de 480.000 litros/año, que no tiene ninguna justificación técnica, generando una profunda injusticia, que no podemos compartir, ni avalar, aún cuando alcance a un importante número de productores”, dice la declaración de las gremiales.

“Dejamos claro que la lechería es una actividad donde no existen solo los productores chicos, ni sólo los grandes”, afirmó Rodríguez. Las gremiales consideran injusto el tope de 480.000 litros/año, porque “habrá productores pequeños que son muy eficientes y sacan más leche que esa y no van a recibir nada de dinero del fondo”, aclaró el presidente de la Sociedad   Productores de Leche de Florida. Por otro lado, consideran que ese tope “atenta contra las bases cooperativas de la lechería uruguaya, donde cada litro vale lo mismo si viene de un productor grande o un productor chico”, según sostienen en la declaración que firman: Asociación Nacional de Productores de Leche, Intergremial de Productores de Leche, Sociedad de Productores de Leche de Florida, Sociedad de Productores de Leche de Rodríguez, Sociedad de Productores de Leche de San Ramón, Agremiación Tamberos de Canelones y Asociación Rural de San José.

CRÍTICAS. Las gremiales que representan a la lechería consideran que el gobierno “no tiene la magnitud del problema del sector. Lo planteamos hace un año y medio al presidente Vázquez cuando fuimos a Suárez”, afirmó Rodríguez.

El presidente de la Sociedad de Productores de Leche de Florida considera que la lechería seguirá existiendo, pero “en lugar de 3.500 productores, capaz que terminamos con 1.000 productores. Eso es lo que no queremos”. Le plantemos en su momento al presidente Vázquez que se iba a producir menos leche y las industrias tendrían problemas, afectándose el nivel de empleos. “Hoy  eso está pasando con Coleme, con Pili y con alguna otra industria que está complicada. No se ve que es un problema serio, la lechería no seguirá creciendo y van a seguirse retirando productores”, agregó el gremialista.

El diálogo con las autoridades del MGAP sigue y hay temas pendientes. “Uno es el sindical  que nos preocupa mucho. Hoy somos rehenes de un sindicato. Si soy remitente y quiero cambiarme a otra planta, no me reciben la leche porque el sindicato no lo permite”, afirmó el presidente de la Sociedad Productores de Leche de Florida. “Ya lo hablamos con el sindicato y con el Ministerio de Trabajo. En una democracia libre y participativa eso no es bueno, porque el sindicato no puede decidir por los productores de leche”, agregó.

Rurales EL PAIS