Lechería

Argentina: tamberos comenzaron a protestar en Córdoba

Convocados por Federación Agraria, reclamaron un aumento del precio del litro de leche que les pagan las industrias.

Foto: La Nación.

Foto: La Nación.

La Nación – GDA | La Federación Agraria Argentina (FAA) organizó en esta provincia la primera protesta de los tamberos. En el cruce de la autopista Córdoba-Rosario y la ruta nacional 158, en cercanías de Villa María, el presidente de la entidad, Omar Príncipe, fue el orador principal del acto. Allí describió la situación de los tamberos como de “quebranto generalizado” y pidió al gobierno nacional que disponga un aumento del precio del litro de leche que se les paga a los productores.

Villa María, donde fue la protesta, es la segunda cuenca lechera de importancia en la provincia; la primera es la del departamento San Justo, que junto a los de Castellanos y La Colonia, en Santa Fe, forman la más relevante de América del Sur. Con Buenos Aires, las tres jurisdicciones representan el 94% de la producción láctea del país.

El dirigente explicó que un tambero que ordeña 900.000 litros de leche al mes y alimenta a las vacas con maíz de producción propia pierde unos 800.000 pesos mensuales: “El dueño se siente un estúpido. Invirtió y carga con la frustración de que si en vez de pisar el grano lo mandara al puerto ganaría más y evitaría problemas”, dijo.

Leo Cassi, dueño de un tambo mediano en Tío Pujio, dijo que el sector es el “único” que no tuvo una recomposición de precios con el gobierno de Mauricio Macri. “Hace seis meses que estamos al borde, complicados. Venimos adelantando ventas de vacas y terneros machos, pero si no hay mejoras empezaremos a liquidar vacas en producción”, resume.

En la zona sur y sudeste de Córdoba, a la crisis del sector se le suman los problemas derivados de las inundaciones. Patricio Kilmurray, presidente de la Asociación de Productores de La Carlota, enfatiza que en el último trimestre cerraron cuatro tambos; queda una decena que está “en riesgo”.

“Están subsidiando con agricultura la actividad, pero la imposibilidad de mover producción genera costos extras que no se pueden afrontar. Los caminos son ríos, es complicado sacar la leche y entrar alimentos”, indica.

Hace una semana estuvo en la zona Alejandro Sammartino, subsecretario de Lechería de la Nación, y aunque admitió que a los problemas específicos se les suman las “calamidades climáticas”, adelantó que “no hay solución de un día para el otro. Venimos de años y años de desmanejos, de desmadre, y para esto no hay fórmulas mágicas”.

El productor Alejandro Elía plantea que con los actuales precios “no se puede competir, no se cubren costos y se liquida stock para sobrevivir”.

Rurales EL PAIS