Lechería

Analizan alternativas de apoyo financiero a productores lecheros

Presidente del Inale dijo que “endeudamiento no es grave”.

Imagen DSC_0006

De Izaguirre. La lechería uruguaya viene creciendo en los últimos años a razón de un 7% anual.

 

Pablo Antúnez. 
El presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo De Izaguirre, aseguró a El País que “el endeudamiento del sector lechero “no es grave”, pero dejó en claro que “crecerá”.
Los problemas climáticos generaron que muchos tambos ya estén agotando las reservas forrajeras que tenían previstas para el invierno, los fríos aún no apretaron y el ganado no muestra un deterioro de la condición corporal, pero está siendo mantenido a base de concentrados y raciones proteicas, en un mes clave dentro del sistema productivo que es cuando más gastos tienen los establecimientos.
Los tamberos están entre la espada y la pared. El clima y la caída de los precios internacionales de los lácteos -con exportaciones de leche en polvo de Uruguay que no superan los US$ 2.500 por tonelada- les están jugando en contra; cae la producción por vaca y se encarece la dieta por el uso de concentrados.
Las gremiales de productores hicieron varios planteos ante el Inale buscando alternativas de financiamiento que permitan paliar el mayor gasto en concentrados y raciones, porque los verdeos de invierno, en su gran mayoría, se perdieron (incluso los que pudieron ser resembrados).
De Izaguirre dijo que en Inale se está trabajando en el análisis de dos instrumentos. “Uno es la posibilidad, a largo plazo, de crear un fondo que permita disminuir los picos, tanto de alta como de baja de precios.” En ese sentido, recordó que Conaprole realizó un sistema de transferencia de resultados en los momentos en que la leche en polvo tenía muy buen valor, para aplicarlo en este momento adverso.
La idea “no es sustituir esa herramienta, sino poder complementarla, no para tener un precio único y fijo”, si no para lograr “una banda de contención que permita a los productores atenuar los efectos de la variación de precios internacionales”, porque Uruguay exporta el 70% de la leche que produce.
El presidente del Inale explicó que la otra salida “es la posibilidad de instrumentar un crédito especial”, pero aún no se determinó por qué vía. De Izaguirre reconoció que exis- te la posibilidad de que sea a través de República Microfinanzas, del propio Banco República o mediante la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND).
El apoyo financiero “será voluntario” para los productores familiares; el 75% de los productores de leche del Uruguay remite menos de 1.500 litros diarios y están comprendidos dentro de esa categoría.
De Izaguirre dejó claro que el hecho de que haya endeudamiento en el sector lechero, no implica que se le deje sin instrumentos para paliar el problema que vive hoy. “El sector es muy responsable de sus pagos y así lo mostró tradicionalmente”, sostuvo el jerarca.
Hoy en Canelones se realiza una reunión con representantes de las gremiales de productores, asesores locales y un experto argentino, donde se profundizará en el análisis de los planteos de financiamiento del sector. La situación no es catastrófica, pero la meta es poder adelantarse a los problemas y mantener a los tambos produciendo en el invierno.

Rurales EL PAIS